nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña

CAPITULO 0. Introducción

El siglo XXI se ha iniciado con una serie de transformaciones en la sociedad global: cambios de valores a gran escala, inestabilidad de las normas, grandes diferencias de oportunidades, exclusiones sociales, pobreza y amenazas ambientales. En este contexto la preparación de los ciudadanos resulta aún más necesaria y más compleja que en décadas anteriores. El proyecto Deseco de la OCDE trata de determinar qué competencias y habilidades son relevantes para que una persona pueda vivir exitosa y responsablemente, y para que la sociedad pueda afrontar los problemas presentes y futuros. Este proyecto pretende responder a varias preguntas:

¿Se pueden identificar las competencias fundamentales para la vida?
Si es así, ¿En qué consisten esas competencias? ¿Cómo pueden justificarse teóricamente? ¿Cuáles son sus componentes?
¿Son competencias independientes, o interdependientes?
¿Dependen de las condiciones sociales, económicas y culturales? ¿De la edad, género, actividad profesional? ¿De las etapas de la vida?

El proyecto Deseco propone elaborar “categorías y criterios significativos para desarrollar un marco de trabajo con fundamentos teóricos lo suficientemente amplios como para construir las competencias clave”. El estudio de las competencias humanas no se produce sólo en la educación, sino en todas las ciencias sociales. La competencia implica contextos de aprendizaje amplios, no se limita a la educación escolar. No hay una sola definición de competencia. Por otra parte, las decisiones de política educativa no se toman sólo a partir de la investigación, sino que tienen importancia las relaciones de poder, los factores políticos y sociales, así como las elecciones éticas. Para definir unas competencias clave hay que decidir primero qué tipo de sociedad se desea construir, o qué es una vida exitosa, o si se quiere conservar el orden social actual o se quiere transformar. Lo que las sociedades valoran y las metas de desarrollo humano y socioeconómico determinan la concepción de las competencias clave. Una gran parte de los textos y estudios internacionales coinciden en considerar los principios contenidos en los derechos humanos como un punto de partida, así como los valores democráticos, el respeto a la ley y a los derechos de los demás, la importancia de la escuela y el aprendizaje a lo largo de la vida. A partir de esta base común las competencias se definen como capacidades de pensamiento, acción y aprendizaje, que incluyen componentes cognitivos, emocionales, motivacionales, sociales y de conducta. El desarrollo de competencias requiere que el ambiente social tenga una cierta complejidad y que las interacciones con los demás tengan una calidad mínima.
Los autores que participan en este proyecto coinciden en tres categorías básicas de competencias, que abarcan los aspectos necesarios para una vida exitosa:

1. Autonomía y reflexión
2. Uso interactivo de las herramientas
3. Formar parte de grupos sociales heterogéneos.

 Volver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web