nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > BUILDING CHARACTER IN SCHOOLS > Capitulo 1 : ¿Por qué es importante la educación del carácter?

CAPITULO 1. ¿Por qué es importante la educación del carácter?

Desde finales de los años 60 la educación del carácter ha perdido presencia educativa, cuando debería ser el núcleo de toda educación. Se entiende por educación de un buen carácter el fomento de los hábitos de pensamiento, afectivos y de acción que permiten al individuo "florecer", es decir, usar bien su tiempo, talento y energía. Estos hábitos están íntimamente conectados:

1.- Buenos hábitos de pensamiento: incluye la capacidad para comprender una situación, deliberar, escoger el camino recto, y seguirlo. Aristóteles lo llamaba "sabiduría práctica", y su finalidad es escoger bien en todos las esferas de la vida.
2.- Buenos hábitos del corazón: incluye el desarrollo de un amplio repertorio de sentimientos morales, como el amor por el bien y el desprecio del mal, así como la capacidad para la empatia. Estos hábitos tienen como objetivo querer hacer lo que es recto.
3.- Buenos hábitos de acción: incluye el deseo de actuar una vez que se ha deliberado sobre el comportamiento. El mundo está lleno de personas que saben lo que deben hacer pero que carecen del correspondiente hábito de acción.

En una palabra la educación del carácter pretende enseñar a nuestros estudiantes el modo de tomar sabias decisiones y llevarlas a efecto. Según Aristóteles, una virtud es la disposición a escoger bien. Algunas son universales, hábitos intelectuales y morales que son imprescindibles para nuestro bienestar personal y también para el bienestar de la sociedad en que vivimos.

Expone el siguiente cuadro de las virtudes cardinales y de las relacionadas con ellas:
1.- Fortaleza: lealtad, esperanza, perseverancia, generosidad.
2.- Autodominio: paciencia, diligencia, gratitud, cortesía, orden.
3.- Justicia: Responsabilidad, ciudadanía, fiabilidad, respeto, deportividad, amabilidad y compasión.
4.- sabiduría: honestidad, integridad y humildad.

Les recomiendan elaborar un manifiesto con la misión, visión y valores de la clase. Ponen como ejemplo el redactado por el Curso 8º en una Escuela de Denver: "Queremos tomar el gran camino. Cuidaremos de nosotros mismos, de los demás y de nuestra escuela. Mostraremos y recibiremos respeto empleando palabras y acciones amables, oyendo con atención, respondiendo de nosotros mismos y de los demás, y siendo responsables de nuestra propia conducta y aprendizaje. Y esto lo haremos aunque nadie nos esté observando".

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web