nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña

CAPITULO 1. Como empezó Spectrum

El Proyecto Spectrum surge a partir de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner y dentro del marco del Proyecto Zero de la Universidad de Harvard y tiene como objetivo principal descubrir las capacidades intelectuales más destacadas de los niños más pequeños. Las ideas fundamentales que originan este proyecto son: que existe una gran diversidad de formas de aprender, ya observable en los niños pequeños (de educación infantil), que los tests y ls curriculums tradicionales suelen pasarlas por alto para unificar a los alumnos, que la diversidad de aptitudes de los niños puede ser evaluada de otra forma, para permitir desde edades tempranas potenciar aquellas áreas de aprendizaje en las que cada niño destaca y que cuanto más sepan los maestros de las aptitudes de sus alumnos mejor podrán ayudarles a desarrollarlas. Esta aproximación no niega la importancia de los temas tradicionales del curriculum en educación infantil y primaria, como son la lectura, la escritura y la aritmética; sino que trata de descubrir las aptitudes en las que cada niño destaca, para desarrollar tanto los aprendizajes comunes como aquellos que son más importantes para cada individuo y que pueden ser formas creativas de integrarse en la sociedad adulta.

El Proyecto Spectrum se lanza en 1984 y se desarrolla durante una década en escuelas de Cambridge, Massachusets. El trabajo teórico de los autores del proyecto se basa en las teorías de Jean Piaget, que consideraba la inteligencia como un proceso de construcción de conjuntos de estructuras cognitivas progresivamente más potentes. En lugar de investigar las diferencias individuales en inteligencia mediante tests psicométricos (Galton, Spearman, Binet, Simons, Wechsler), la teoría de Piaget busca descubrir los principios que rigen el desarrollo mental de todos los seres humanos. Según Piaget los niños están constantemente construyendo una idea del mundo, basándose en sus modelos mentales del modo de operar de las cosas, hasta que la experimentación y la experiencia les convencen de otra cosa. La teoría evolutiva cognitiva de Piaget avanzó con los trabajos de Jerome Bruner (de quien Gardner fue alumno), ya que destacó el papel de la cultura para reforzar las capacidades naturales del niño, estudiando la función que pueden desempeñar los artefactos, las tecnologías, los sistemas simbólicos y la literatura que cada cultura conserva. Bruner estaba infuido por las teorías de Vygtosky. Los autores, en los años 80, estaban interesados en las áreas que la teoría de Piaget dejaba prácticamente ignoradas, como es el caso de las artes (su teoría de la inteligencia se centra en el pensamiento lógico-matemático) y otras cuestiones importantes, como es el mecanismo por el que se produce el cambio evolutivo, las razones de la diversidad entre los individuos y las formas en que la educación puede influir en el desarrollo. Posteriormente tanto Gardner como el autor de este capítulo (Feldman) refutaron una de las ideas fundamentales de la teoría de Piaget, la que propone que el desarrollo cognitivo del niño se produce en todos los ámbitos intelectuales del mismo modo.

Las dos teorías que Gardner y Feldman aportan a este proyecto son la teoría de las inteligencias múltiples y la teoría no universal.

La teoría no universal de Feldman (1980/1994), consiste en un marco de referencia para expandir el campo de la psicología evolutiva de manera que recoja mejor el cambio cognitivo que no se produzca de forma espontánea, sino que requiera esfuerzo individual y apoyo externo, es decir, educación. La premisa fundamental sostiene que muchas actividades realizadas por niños y adultos son evolutivas pero no necesariamente universales. Propone que hay muchos “dominios” de actividad que no son comunes a todos los individuos y grupos y que no suponen una garantía de éxito, como por ejemplo tocar el piano y entender la teoría económica; es necesario alcanzar un cierto nivel de pensamiento abstracto para intentar realizarlas (son evolutivas) pero son no-universales, porque no todas las personas pueden (o quieren) alcanzar un cierto grado de competencia en ellas. El proyecto Spectrum utiliza la teoría no universal para centrar la atención en la diversidad entre niños, grupos y culturas. Según la teoría no universal los niños progresan siguiendo unas sucesiones de niveles a través de los dominios o conjuntos de conocimientos y destrezas. Los logros evolutivos siguen el siguiente proceso de evolución: universales (p.e. la permanencia del objeto), panculturales ( el lenguaje, no se aprende de manera formal), culturales (lectura, escritura y aritmética, se aprenden y hasta cierto nivel por todos los miembros de una cultura), basados en disciplinas (p.e. la química o el derecho, relacionados con un determinado oficio o profesión), los idiosincráticos (especialidades en materias concretas, que requieren una formación extensa) y los únicos (p.e. el descrubrimiento de la estructura del adn o la creación de la danza moderna, que trascienden los límites vigentes de un dominio). Dentro de este continuo, Spectrum abarca las regiones medias, incluyendo los dominios culturales, basados en disciplinas, indiosincráticos y únicos. Dentro de la región cultural no solo se incluyen las materias escolares habituales, sino también otras como la poesía o el interés por la naturaleza o la danza, aunque adaptadas a las capacidades propias de los niños de preescolar. Se decidió hacer evaluaciones en siete dominios:

Lenguaje, matemáticas, movimiento, música, ciencias naturales, conocimiento social y artes visuales.

Para que los niños pudiesen ver la relación entre el aprendizaje escolar y la actuación en la vida cotidiana, se “sintonizaron” los dominios del proyecto con “estados finales” o papeles adultos valorados en nuestra sociedad. Por ejemplo, se relaciona el dominio del lenguaje con tres estados finales socialmente bien valorados: el de poeta, el de periodista y el de escritor. No se trataba de etiquetar a los niños como futuros poetas, etc... sino de encontrar las relaciones entre cada dominio y las aportaciones que cada niño puede llegar a hacer a la sociedad cuando sea adulto. Otro objetivo importante del proyecto Spectrum es investigar las transiciones, las formas de progresar de los sujetos a medida que adquieren conocimientos, destrezas y experiencia, ya que la educación tiene que ver con el establecimiento de las condiciones en las que los niños puedan alcanzar maestría y orientar sus esfuerzos futuros. Se pretendía recoger información sobre el modo de potenciar el cambio evolutivo positivo en los alumnos.

La teoría de las inteligencias múltiples de Gardner (198/1993, 1996). Esta teoría pretende ampliar el ámbito del funcionamiento mental que se denomina inteligencia. Insiste en las diversas formas en las que se manifiesta la inteligencia en culturas e individuos diferentes, y sostiene que esta diversidad se basa en la estructura fundamental de la mente. Define la inteligencia como: “la capacidad de resolver problemas o hacer productos valorados por una sociedad”. Todos los individuos poseen como mínimo (en distintos grados) siete áreas de inteligencia: capacidades verbales y lógico-matemáticas, aptitudes musicales, espaciales y cinestésicas y las capacidades intrapersonales e interpersonales relacionadas con la comprensión de uno mismo y de los demás. Son áreas relativamente independientes entre sí.

 Volver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web