nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña

introducción

CAPITULO 0. Introducción

Libro dirigido a educadores, también para padres. Consejos, ejercicios y preguntas, claves para que los niños desarrollen el juicio moral y la empatía. Cómo favorecer el diálogo y los debates sobre los valores morales y las emociones. De dos a cinco años los niños pueden ya conversar con los adultos, intercambios sobre valores y sentimientos. Los padres son también educadores, lo mismo que los abuelos. Inteligencia moral (Coles, Borbra), los padres se preguntan: ¿cómo podemos ayudar a nuestros hijos a ser buenas personas y a ser personas felices? Quieren que sus hijos sean amables, no detestables, y razonables, que muestren humanidad y bondad auténticas y duraderas. “Los padres saben que a menudo hablar de valores morales y de sentimientos resulta mucho más difícil de lo que las fórmulas que proponen nos hacen creer” (p.18). Temas complejos: honestidad, cortesía y responsabilidad. Se pide también a los padres que aclaren y examinen sus valores y sentimientos. Precaución y honestidad de los padres en las opiniones que expresa, evitar comportarse con el hijo como una “autoridad suprema”. Cuándo es preferible callarse, cuando hablar, enseñar a compartir y comunicarse, enseñar a estar solos: ¿cuál es la decisión mejor? Muchos factores en juego harán buena o mala esa decisión. Reglas y principios, tradiciones, creencias, intuiciones, experiencias: ayudan a juzgar con seguridad, a decidir. Mejorar la capacidad de reflexión de los niños: “todo lo podemos hacer es ayudar a nuestros hijos a adquirir un “buen” juicio y, así, las decisiones que tomen serán suyas” (p. 21) Los sentimientos y valores son lo más difícil de comprender en el mundo, es fácil perderse. Las cuestiones sobre valores están en segundo plano frente a la ciencia y la tecnología. Los padres deben acompañar a los niños en sus actividades para hablarles de valores. Utilizar películas y libros para conversar sobre valores y sentimientos.
Algunos padres dejan la educación moral en manos de su iglesia, consideran lo mismo religión y moral. El autor cree que los valores morales que los padres tratan de enseñar a sus hijos trascienden los valores religiosos. Cómo hablar con los hijos sobre temas serios o difíciles, como por ejemplo las enfermedades y la muerte. Los niños necesitan hablar sobre valores y son capaces desde edades tempranas. El autor considera que “las afirmaciones de Piaget sobre lo que un niño sabría o no hacer a determinada edad son completamente falsas” (p. 25), y cree que subestimaba las capacidades de los niños. Actualmente hay acuerdo en que los niños de 2 a 5 años pueden reflexionar sobre sentimientos o valores (según el autor). Pueden aprender si los adultos les guían. Principios que tienen en cuenta los educadores, basados en los trabajos de Piaget y de Montessori: escuchar atentamente al niño y observarle cuando habla, el niño es un filósofo que tiene su propio punto de vista y hay que tomarle en serio, escuchar lo que dice y descubrir su forma de razonar y argumentar, disfrutar de la conversación y el diálogo, argumentar, justificar, dar explicaciones en lugar de responder sí o no, los errores son una fuente de enseñanza, la noción de desarrollo es importante.

 Volver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web