nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > VALORES Y SENTIMIENTOS DE LOS 2 A LOS 5 AÑOS > Capitulo 2 : Hablar de los valores. El papel del juicio

Los valores

CAPITULO 2. Hablar de los valores. El papel del juicio

El juicio maneja la incertidumbre, la contradicción y la ambigüedad. Programa “Filosofía para niños” del Institute for the Advancement of Philosphy for Children, Lipman y Sharp. Programa educativo que favorece el desarrollo del juicio crítico por medio de ejercicios, preguntas y diálogos dirigidos. En el razonamiento para tomar una decisión surgen ambigüedades y contradicciones, sobre las que hay que reflexionar: el juicio es reflexionar sobre situaciones o relaciones parecidas o no, consiste en examinar las diferencias y las similitudes que no siempre son evidentes. Es el pensamiento crítico y creativo del que hablan los educadores. El juicio puede requerir, además de razonamiento, intuición, heurística, experiencia y sensatez. Además puede ser necesario tomar decisiones en una situación nueva.
“Uno de los objetivos de un programa de educación moral es ayudar a los niños a analizar situaciones adecuadamente y a llegar a un juicio moral claro” (p. 64). Los padres que quieran enseñar a razonar moralmente a sus hijos tienen que ayudarles a realizar juicios matizados.
Juicios y dilemas morales: una situación plantea un dilema moral cuando los valores morales están en conflicto con otros valores importantes. Los dilemas morales provocan incertidumbre, requieren reflexión. Los niños no siempre perciben estos dilemas, dan por hecho que una acción es la que corresponde a una situación, sin pensar en todas las consecuencias. Los niños entienden que algunas reglas sean universales, que haya que respetarlas siempre para la protección y la seguridad de todos, mientras que otras pueden cambiarse. Se preguntan por el fundamento de las reglas, ven el por qué y por eso piden explicaciones, no por cuestionar la autoridad. Tipos de reglas: convenciones de interés común, generalizaciones basadas en la experiencia, reglas prácticas y concretas, maneras tradicionales de proceder, estrategias personales. Existen además las reglas morales, los sistemas éticos y códigos de conducta dan lugar a reglas y principios morales, que deben interpretarse y aplicarse en contextos variados. Las reglas sirven para orientar la acción, pero no son la única manera, es aún mejor si se resuelve un problema teniendo en cuenta hechos, ideas, sentimientos y normas. Las reglas no siempre permiten tomar la decisión correcta. Conversaciones sobre las normas: ayudar a los niños a examinar los orígenes de las reglas, los castigos y las recompensas, las consecuencias de respetar o no la regla. De este modo se anima a los niños a decidir sobre la importancia de las reglas en su propia vida y la necesidad de que establezcan otras. Una regla dicta el comportamiento, mientras que una norma es la medida utilizada para emitir un juicio. En cuestiones morales no se pueden aplicar las reglas como en las matemáticas, hay que formarse un juicio teniendo en cuenta la situación, la medida, el momento, la persona y el objetivo (Aristóteles). La educación moral “consiste en favorecer, en el niño, una toma de conciencia que le permitirá respetar esas reglas con placer y de manera incondicional”. Capacidad de los niños de enfrentarse a situaciones donde haya que tomar decisiones, asumir la responsabilidad y las consecuencias. Relaciones entre emociones, valores y virtudes, que intervienen en el juicio moral. Emociones que suelen acompañar las decisiones morales: duda, incertidumbre, confianza. Las emociones dan lugar a evaluaciones de la situación, a examinar cuando algo es pertinente o prioritario. La ira es una emoción moral, pero debemos saber cuando expresarla y ante qué personas. Maneras de desarrollar un juicio seguro en niños y adultos:

1. Enseñarles a clasificar, seleccionar, denominar, reagrupar. Con niños de 2 a 4 años es educativo enseñarles a formar grupos de juguetes y objetos.
2. Enseñarles a distinguir similitudes, a los 2 años están desarrollando su identidad, primero establece semejanzas y luego diferencias.
3. Enseñarles a identificar diferencias. Puede haber situaciones aparentemente similares que no lo sean, los niños tienen que saber reconocer esto.
4. Reconocer las situaciones ambiguas y los ejemplos de este tipo ayudan a los niños a observar los matices.
5. Por medio del lenguaje los niños pueden conocer reglas convencionales (semáforo rojo, no pasar). Reconocer la arbitrariedad del lenguaje les puede ayudar a identificar estereotipos, como “blanco-bueno”, “negro-malo”. Metaconocimiento del niño sobre el lenguaje.
6. Imaginación. Es necesaria en la solución de problemas morales, anticipar los objetivos de una persona y las posibilidades para alcanzarlos. Los niños reflexionan en situaciones simuladas sobre las consecuencias de distintas acciones. Pueden evaluar argumentos y ejercitar su autonomía moral.
7. Pertinencia. En algunos casos las diferencias no son pertinentes para un juicio moral, por ejemplo las diferencias entre niños y niñas no pueden justificar el razonamiento moral.
8. Analogías. Utilizar el razonamiento analógico, que forma parte del programa Filosofía para niños.
9. Debatir valores y sentimientos, dialogar, discutir. El juicio entendido como competencia, las reglas no pueden aplicarse al pie de la letra, sino que hay que aceptar correr ciertos riesgos. Las fórmulas autoritarias no sirven. La incertidumbre ante cuestiones morales complejas no es algo malo. Los niños saben cuando los adultos no están realmente seguros de algo.
10. Consultar a otros. Pedir consejo, informarse sobre temas que puedan tener relevancia moral, sobre los que haya que hablar con los niños, sobre por ejemplo la sexualidad o la religión.
Ejercicios páginas 98-120

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web