nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > DESCUBRIENDO EL PODER DE LA MENTE > Capitulo 4 : Progresando mediante la predicción

Cómo lo hace el cerebro

CAPITULO 4. Progresando mediante la predicción

El cerebro siempre piensa correctamente, crea imágenes del mundo a partir de señales sensoriales muy limitadas e imperfectas. En la infancia aprendemos sin que nadie nos enseñe, por ejemplo el lenguaje. Aprendizaje asociativo (Pavlov), se aprende a asociar un estímulo arbitrario y un estímulo gratificante o de castigo. El color puede ser una señal de si una fruta está madura y podemos comerla. “Un estímulo arbitrario es interesante sólo si predice que en el futuro va a pasar algo bueno o malo. Si el estímulo aparece tras el suceso importante, no tiene ningún interés. En este caso, ya sabemos acerca del suceso. Un estímulo así no nos dice nada nuevo, así que lo pasamos por alto” (p. 116). Thorndike descubrió el aprendizaje por ensayo y error: aprender las acciones necesarias para conseguir algo. Si la acción va seguida de algo bueno, tiene más probabilidades de repetirse. Este tipo de aprendizaje nos permite saber qué acciones influyen sobre nuestro futuro. Para aprender de esta manera, por asociación, no tenemos que ser conscientes de que estamos aprendiendo. El cerebro sabe muchas cosas por asociación, por eso parece tan fácil percibir y actuar, porque no somos conscientes de todo el conocimiento que hemos adquirido para interactuar con la realidad. Predecimos de dos formas: señales que indican lo que va a pasar y acciones que harán que pasen determinadas cosas. El cerebro hace esta predicción. Las celulas nerviosas dopaminérgicas predicen las recompensas: si llega lo que esperamos cuando lo esperamos no emiten ninguna señal, si llega de improviso emiten una señal positiva, si no llega cuando esperábamos emiten una señal negativa. “Estas señales sobre los errores de nuestras predicciones nos permiten aprender sobre el mundo sin necesidad de profesor” (p. 123). Concepto importante en el aprendizaje asociativo: valor. El cerebro adjunta un valor a cada suceso, objeto o lugar. El valor de una acción aumenta cuando nos acerca a la recompensa. Desarrollamos un modelo interno de mundo gracias al aprendizaje y la experiencia. Este aprendizaje por predicción permite explicar la conducta de las abejas que buscan las mejores flores. El cerebro crea un mapa de acciones posibles que indica las que con más probabilidad desembocarán en una recompensa. Es un mapa de valor que el cerebro construye sobre la realidad: objetos y acciones de valor elevado o inferior. Por eso para el cerebro nuestro entorno no es una confusión de estímulos, sino “UN MAPA DE SIGNOS SOBRE POSIBILIDADES FUTURAS”. Este mapa conecta íntimamente nuestro cuerpo con el mundo inmediato, nuestra mente se incrusta en el mundo físico. El cerebro hace que me experimente en el mundo físico, pero yo me percibo despegado de mi entorno (distinto), estoy dentro del mundo sin ser consciente de ello a cada momento. El aprendizaje asociativo es vital para sobrvivir, porque nos mantiene dentro de la realidad física y organiza nuestras respuestas para que sean rápidas y eficaces. Tenemos un conocimiento muy importante del mundo físico del que apenas somos conscientes. El cerebro predice lo que vamos a sentir, o la acción que vamos a realizar y suprime muchas respuestas y sensaciones porque no son necesarias para la suepervivencia. Es necesario que esté alerta de cuando alguien me toca, pero no de cuando me toco yo, por eso, por ejemplo, uno no puede hacerse cosquillas a sí mismo. Cuando sabemos lo que va a pasar sentimos que tenemos el control y en este estado el cerebro suprime las sensaciones corporales, no sentimos nada en particular. Esto es debido a que el cerebro está pudiendo predecir lo que sucede: “Mientras tenga el control no he de preocuparme del mundo físico de las acciones y las sensaciones. Puedo permanecer en el mundo subjetivo de los deseos y los placeres” (p. 135). Tenemos más conciencia de las intenciones que de las acciones, porque mientras logremos hacer realidad esas intenciones, no tenemos que atender a las acciones que llevamos a cabo. “Aprendemos por predicción. Mi cerebro predice lo que va a suceder cuando me muevo y se vale de los errores en la predicción para hacerlo mejor la próxima vez” (p. 137). Cuando nos movemos la información que llega a los sentidos cambia constantemente, pero apenas somos conscientes, porque el cerebro PREDICE esas sensaciones y evita que seamos conscientes. El cerebro nos liga al mundo “con muchos hilos fuertes” mediante su capacidad para aprender y predecir. Asigna valores a cada cosas y por eso en el entorno todo ejerce atracción o rechazo.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web