nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > Y el cerebro creo al hombre > Capitulo 10 : Hacia una visión de conjunto

CAPITULO 10. Hacia una visión de conjunto

Considero que la neurología de la conciencia se halla organizada alrededor de estructuras del cerebro que intervienen en la generación de la triada rectora formada por el estado de vigilia, la mente y el sí mismo. Si bien intervienen principalmente tres importantes divisiones anatómicas –el tronco encefálico, el tálamo y la corteza- no hay un alineamiento entre cada región cerebral y cada función. Las tres intervienen en las tres.
El diseño básico del tronco encefálico humano se remonta a la época de los reptiles. Es el encargado de las regulaciones básicas de la vida, La corteza cerebral en cambio es más moderna. En ella no se duplican las estructuras vitales y por eso tienen que estar conectado el tronco y la corteza. El tálamo fue la solución. Es un casamentero de esa extraña pareja.
¿Cómo intervienen las neuronas? Se acepta que la activación de las neuronas unidas por sinapsis en el interior de circuitos microscópicos da lugar a fenómenos básicos de elaboración de la mente que denominamos “protofenómenos de cognición”. El hecho de aumentar ese tipo de fenómenos redunda en la elaboración de mapas. Y parte de esa colaboración depende de la sincronización de protofenómenos separados.
La neurología tiene que lidiar con el problema de los qualia..
Problema I: Los qualia se refieren a aquellas sensaciones sentidas que van necesariamente parejas a la experiencia subjetiva. Una sensación siempre va acompañada de emociones. El cerebro tiene regiones que producen emociones: “la célebre amígdala, una parte casi igualmente celebre de la corteza prefrontal que conocemos con el nombre de sector ventromedial, y una gama de núcleos en el cerebro anterior basal y en el tronco encefálico (383) La manera en que se desencadenan emociones es interesante: “La elaboración de imágenes puede enviar señales a cualquiera de las regiones que desencadenan emociones, de manera directa o después de haberla procesado. Si la configuración de las señales se adecúa al perfil al que una región configurada en sus conexiones para responder –es decir, si las señales asumen el papel de estímulo emocionalmente competente-, el resultado es que se desencadena una cascada de acontecimientos que se escenifican en otras partes del cerebro y, con posterioridad, en el propio cuerpo, daño lugar todo ello a una emoción. La lectura perceptiva de una emoción es un sentimiento.
El secreto que subyace a mi experiencia compuesta de este momento es la capacidad del cerebro para responder al mismo contenido en diferentes lugares y en paralelo De unas zonas obtengo el bienestar y de otras la información sobre el color del cielo. No es un misterio
Problema II: Si las experiencias subjetivas van acompañadas de sensaciones sentidas, ¿Cómo se entenderán los estados de esta sensaciones sentidas? ¿Por qué razón la construcción de mapas conceptuales, que son acontecimientos físicos y neuroquímicos, debería dar lugar a la sensación sentida de algo? Hay que comenzar con el sentimiento primordial. Los estados de sentimiento surgen primero de la actividad de unos pocos núcleos situados en el tronco encefálico. En el proceso de utilizar señales para regular la vida, la actividad de los núcleos transforma esas señales. La transformación, además, viene realzada porque las señales tienen lugar en un circuito en bucle, por medio del cual el cuerpo se comunica con el sistema nervioso central y este reacciona a los mensajes que le envía el cuerpo. Las señales no son separables de los estados del organismo en los que se originan. El conjunto constituye una unidad dinámica enlazada. El hecho de que las neuronas sean diferenciaciones de otras células vivas, a la vez distintas funcionalmente y orgánicamente similares, apoya esta idea, Las neuronas no son un mero chip que recibe señales del cuerpo. Las neuronas sensoriales son células corporales de una clase especializada que reciben señales de otras células corporales. Además, hay aspectos en la vida de las células que sugieren la presencia de precursores de una función como el “sentir”. Los organismos unicelulares son “sensibles” a las intrusiones amenazadoras, Así, por ejemplo, cuando se pincha a una ameba, esta se retrae y encoge al tiempo que se aparta del objeto punzante. Cuando se hace lo mismo con un paramecio, este se aleja nadando del objeto amenazante. No saben lo que hacen. Ni las neuronas tampoco. Rodolfo Llinás piensa que los sentimientos surgen de esta “sensibilidad” o “irritabilidad” de las neuronas.
¡Como encajan los qualia en el proceso de si mismo? Dado que redondean la construcción de la mente, ambos forman parte de los contenidos que conocemos como el proceso de formación del sí mismo, proceso que ilumina la construcción de la mente. Se hallan a caballo entre la mente y el sí mismo. El diseño neural que propicia los qualia proporciona al Un cerebro las percepciones sentidas, una sensación sentida de experiencia pura. Una vez que el proceso se le añade una protagonista, la experiencia, esta es reclamada por su nuevo dueño recién acuñado, la conciencia del sí mismo (393)

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web