nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > Y el cerebro creo al hombre > Capitulo 4 : El cuerpo en la mente

CAPITULO 4. El cuerpo en la mente

Los cerebros complejos elaboran de manera natural con mayor o menos detalle mapas explícitos de las estructuras que componen el cuerpo propiamente dicho. El referente del cerebro es el cuerpo, del que hace mapas muy detallados, entre los que están los de los terminales sensoriales”. La representación del mundo exterior al cuerpo sólo puede entrar en el cerebro a través del propio cuerpo, a saber, a través de su superficie. La mente solo puede conocer el exterior a partir del cerebro, pero el cerebro solo puede conocerlo a través del cuerpo. Además, estos mapas van a permitir crear la identidad reflexiva. El cuerpo es más que un objeto, es el objeto central de la elaboración de mapas. El cerebro es, por supuesto, una parte del cuerpo, pero es una parte especial y conviene distinguirlos. Para comunicarse con el cerebro, el cuerpo utiliza señales tanto químicas como neuronales. El cerebro puede hacer algo más que elaborar mapas de los estados que ocurren en realidad. Puede también transformar los estados corporales y, de una manera aún más asombrosas, SIMULAR estados corporales que aún no han ocurrido
La comunicación cuerpo-cerebro se efectúa en los dos sentidos, pero no simétricamente. Las señales aferentes que van del cuerpo al cerebro, tanto químicas como neuronales, permiten que el cerebro cree y mantenga actualizado su documental multimedia sobre el cuerpo y permite al cuerpo alertar al cerebro de importantes cambios que se producen en su estructura y estado. Las ordenes que van del cerebro al cuerpo, tanto si son químicas como neuronales, consisten en ordenes destinadas a cambiar el cuerpo.
El cuerpo, todo el sistema muscular y visceral, envía información detallada al cerebro acerca de su estado y de sus movimientos (interocepción). Además de su aspecto cuantitativo, tienen un aspecto cualitativo. “El estado del cuerpo se percibe como cierta variación de placer o dolor, de relajación o tensión: puede haber una sensación de vigor o de lasitud, de ligereza física o de pesadez, la sensación de fluir sin impedimento o de encontrar resistencia, de entusiasmo o de desaliento. Esta cualidad probablemente viene a ser añadida por ciertos núcleos cerebrales. Además, las regiones que reciben las señales que van del cuerpo al cerebro responden, a su vez, alterando el estado actual del cuerpo. Me imagino que estas respuestas son las que inician el bucle bidireccional tenso y resonante entre los estados corporales y los estados cerebrales. Por ejemplo, la sensación de dolor producida por una herida desencadena respuestas múltiples en el cuerpo.
Es un hecho probado que en el cerebro se elaboran continuamente mapas el cuerpo y de la mayoría de sus aspectos, y que una cantidad variable, pero considerable, de la información relativa entra en la mente consciente. Pero esto no es la única red que enlaza el cuerpo y el cerebro. En torno a 1990, propuse que en ciertas circunstancias –por ejemplo, cuidado una emoción se pone en movimiento- el cerebro construye rápidamente mapas del cuerpo comparables a los que produciría si el cuerpo hubiera realmente cambiado a causa de esa emoción. El cerebro simula dentro de las regiones somato-sensoriales ciertos estados corporales como si en realidad como si en realidad ocurrieran. Esta simulación anticipada es muy útil, como lo demuestra el estudio de las “copias eferentes”.” La copia eferente es lo que permite que las estructuras motoras que están a punto de ordenar la ejecución de ciertos movimientos, informen a las estructuras visuales de las posibles consecuencias de ese movimiento en términos de desplazamiento espacial. Por ejemplo, cuando nuestros ojos están a punto de moverse hacia un objeto situado en la periferia de nuestro campo de visión, la región visual del cerebro es alertada del inminente movimiento y está preparada para suavizar la transición al nuevo objeto sin generar borrosidad. Por ejemplo, las neuronas espejo actuarían de esa manea. “Si un cerebro complejo puede simular el estado corporal de otro, se supone que también sería capaz ante todo de simular sus propios estados corporales.
Las neuronas espejo nos permiten comprender los movimientos de otro. Es un sistema que probablemente evoluciono a partir de un bucle de simulación corporal anterior. El hecho de que el cuerpo de un organismo dado pueda representarse en el cerebro es esencial para que se cree una identidad reflexiva.
El cuerpo vivo es el lugar central. La regulación de la vida es la necesidad y la motivación. La elaboración de mapas cerebrales es el activador, el motor que transforma la regulación ordinaria de la vida en una regulación dotada de una mente y, con el tiempo, la transforma en una regulación consciente (171)

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web