nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > Different brain, different learners > Capitulo 3 : El alumno discutidor: Trastorno oposicional desafiante (TOD)

CAPITULO 3. El alumno discutidor: Trastorno oposicional desafiante (TOD)

Es una colección de conductas críticas, hostiles y negativas, más que un desorden único. Debe tomarse en serio, y tiene solución. Se define como una tendencia a molestar a otros y a exhibir una actitud discutidora y de enfrentamiento, agresividad ante los iguales, y un desprecio hacia los sentimientos de los demás. Las causas son una combinación del temperamento, componentes bioquímicos, problemas ambientales, y negligencia. El cerebro de una persona con TOD queda bloqueado, como un disco rayado. El TOD puede ir acompañado de depresión y tics.
El TOD no desaparece solo. Necesita intervención, no responde a una persuasión razonable. Su oposición a todas las figuras de autoridad es invasiva y constante. El fracaso escolar y un pobre ajuste social son complicaciones comunes. Algunas mejoras son posibles cuando la intervención es temprana. Los especialistas indican que suele ir acompañado de otros trastornos neuropsiquiátricos como déficit de atención, ansiedad o depresión.
Antes de la pubertad, el TOD es más común en chicos. Después las tasas son iguales en ambos sexos. Aunque puede empezar a los 3 años, suele manifestarse a los 8. Es más frecuente en familias donde uno de los padres es alcohólico o tiene problemas con la ley. La correlación puede ser más genética que ambiental y puede derivar en una personalidad pasivo agresiva, desordenes de ansiedad o personalidad antisocial. En EEUU se calcula que hay entre un 6-10% de la población.
El TOD se manifiesta por una irritación por la conducta de los demás, a la que se atribuye una intención dañina, y por conductas más de agresividad que de impulsividad. Para enfrentarse a un niño con este problema hace falta la acción combinada de padres, maestros y profesionales de la salud.
Causas: (1) Temperamento, (2) Traumas, (3) Alcoholismo parental, (4) Mala regulación química. El giro cingulado es hiperactivo, con niveles de serotonina anormalmente bajos y a veces muy altos de noradrenalina (5) Herencia (6) Trastornos neurológicos. La amígdala está implicada, porque los TOD no tienen miedo a las consecuencias.
Síntomas: Pierde los estribos, discute con los adultos, los desafía o rehúsa obedecer a sus peticiones, molesta deliberadamente a otros, echa las culpas a otros de sus propios errores, es susceptible, se pone furioso o resentido
¿Qué PODEMOS HACER?
1.- Su sistema operativo social no funciona bien y hay que reforzarlo. Ya hemos visto las estrategias en el capítulo 2. Consejos:
1.1. Esté seguro de que funcionara, sepa que el cerebro puede cambiar y cambiará con las intervenciones apropiadas.
1.2. Forme un equipo y elabore un plan.
1.3. Céntrese en construir el sistema operativo.
1.4. Mantenga la relación a través de todo el proceso
1.5. Sea positivo y paciente. Esto lleva tiempo.
ESTRATEGIAS:
1.- Busque ayuda, organice un equipo y haga un plan. Todas las personas que traten con el niño o el adolescente deben comprender el TOD y el plan de tratamiento, que debe hacerse de acuerdo con el terapeuta o el médico. En ese plan se deben indicar qué respuestas son las indicadas para cada patrón de conducta. Qué hay que hacer cuando interrumpe en clase, molesta a los demás, se pelea, tiene explosiones de cólera, amenaza con suicidarse o declara que se va a marchar de casa. Todas las personas concernidas deben seguir el plan.
2.- Utilice las técnicas de modificación de conducta. Los premios y castigos deben utilizarse de acuerdo con el temperamento del niño. Utilice ambas cosas.
3.- Responde de una manera no oposicional. No hay que entrar en la dinámica de enfrentamiento. Manténgase firme, pero sin entrar en una disputa.
4.- Confirme sus historias, porque suelen culpar a los demás.
5.- Sea consistente. Mantenga las reglas. Educar con autoridad es compatible con la ternura y el cariño.
6.- Priorice las conductas que desea fomentar. No formule metas vagas (“a ver si te portas bien”) sino concretas (no digas palabrotas)
7.- Sea concreto en sus peticiones.
8.- Si sabe leer, haga una lista con sus peticiones.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web