nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > The female brain > Capitulo 6 : Emoción: el cerebro de los sentimientos

CAPITULO 6. Emoción: el cerebro de los sentimientos

Cuando un “cerebro femenino” se empareja con uno masculino, los dos habitarán realidades diferentes, por lo que, cuanto más sepan dos acerca de estas diferencias, más probablemente entablarán relaciones familiares satisfactorias. Este apartado se centra en la exposición de las principales diferencias emocionales, y funciona a modo de recopilación de los episodios precedentes.
En primer lugar, la respuesta ante las emociones: a los hombres les cuesta mucho más identificarlas y tienden a evitarlas, porque no saben cómo enfrentarse a ellas. Pero las mujeres, dada su alta capacidad para percibir todo tipo de indicios y señales, son mucho más emocionales, pueden predecir el comportamiento o adivinar el estado de ánimo de quienes la rodean, y son más capaces de comprender y consolar. Resulta corriente que los hombres piensen que su pareja femenina es “adivina”. Los problemas surgen cuando, ignorando estas diferencias, que según la autora son puramente estructurales, las mujeres exigen respuestas que los hombres no pueden darles, y estos se abruman ante dichas exigencias. No cabe duda de que las mujeres tienen diferentes percepciones emocionales, reacciones y recuerdos que los hombres; diferencias basadas en los circuitos y funciones cerebrales y que son la causa de muchos desencuentros entre sexos.
Por otro lado, las mujeres, como ya se ha dicho, cuentan con un mayor desarrollo de las áreas destinadas al lenguaje y a la comunicación, y por ello son “expertas en relaciones”. A su vez, esto influye en su respuesta a los conflictos. La mujer siempre tratará de evitarlos y empleará todos los medios a su alcance para ello. Hembras de diferentes especies de primates exhiben idénticos comportamientos.
Por último, las mujeres poseen una memoria mayor para detalles que los hombres suelen olvidar, a menos que estos tengan que ver con algún tipo de amenaza o peligro. Esto se debe a que la amígdala femenina se activa más por factores emotivos. La amígdala, junto con el hipotálamo y el córtex, son los encargados cerebrales de recibir, analizar y procesar la información sensorial y emocional. El córtex prefrontal decide cómo responder. Todos los cerebros, con independencia del sexo, poseen los mismos mecanismos, pero estos son activados de diferente manera o por distintas vías en función del sexo.
En definitiva, parece que las mujeres son mucho más sensitivas que los hombres, pero “esta intensa sensibilidad, tanto de las mujeres adultas como de las adolescentes, significa que son casi el doble de propensas que los hombres en cuanto a sufrir depresiones y angustias, especialmente en el curso de sus años fértiles” (Madden). Cada vez más neurólogos están descubriendo que el miedo, el estrés, los genes, el estrógeno, la progesterona y la biología cerebral innata, desempeñan un papel decisivo. Numerosos eventos hormonales como el embarazo, el SPM, la depresión postparto, etc., pueden también alterar el equilibrio emocional femenino hasta el punto de requerir medicación.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web