nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña

CAPITULO 2. Atención

La atención es un proceso que selecciona información sensorial y dirige la acción. Es, por lo tanto, una de las claves del aprendizaje, ya que también es básica para la consolidación de la memoria. En los niños pequeños la atención depende de la estimulación ambiental, por lo que un entorno rico en estímulos contribuirá a mejorar sus procesos atencionales. Los adolescentes, en cambio, deben aprender a controlar su propia conducta y aprendizaje, por lo que les será más favorable un ambiente emocionalmente estable. La atención integra dos procesos, en función de la conducta a realizar: el primero es un estado neurofisiológico en el que el sujeto mantiene la activación cerebral necesaria para procesar cualquier tipo de información. Con independencia de los estímulos y del contenido ejecutivo, mantiene un alto grado de automatización. El segundo consiste en orientar la atención en una dirección específica y va dirigido a la respuesta en función del estímulo seleccionado.
Ambos procesos son necesarios en la escuela, y saber manejarlos resulta decisivo para lograr un aprendizaje satisfactorio. El cerebro está en un estado de alerta constante, y focaliza su atención en función de los cambios, movimientos o sonidos. Por eso, la manera de dar las clases será fundamental para mantener la atención de los alumnos: una enseñanza activa, dinámica, con cambios y que evite la monotonía. La atención no se mantiene a lo largo del día, sino que se trata de un proceso cíclico y variable, dependiente de factores como el cansancio, el sueño, etc. El mantenimiento de la atención durante largos periodos de tiempo es contraproducente, porque a la hora de aprender nueva información, el cerebro necesita un tiempo para procesarla.
Existen diferentes patologías relacionadas con la atención, la más importante de las cuales es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, que afecta a entre un 4 y un 8% de la población infantil. El TDAH afecta al funcionamiento de las funciones ejecutivas: procesos de integración temporal, memoria de trabajo e inhibición. La investigación actual trata de hallar índices cuantitativos que predigan el riesgo de padecer TDAH, así como de identificar su sustrato neurobiológico. El conocimiento de los mecanismos atencionales debe ser aplicado en la escuela, por ejemplo, diferenciando las edades de los alumnos (la atención varía durante el desarrollo), ofreciendo estímulos visuales, auditivos o táctiles para que fijen la atención, etc.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web