nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > Setting Limits > Capitulo 7 : La motivación: el idioma de la colaboración

CAPITULO 7. La motivación: el idioma de la colaboración

A la hora de pedir colaboración a los hijos, es muy importante la manera en que se hace. Mensajes alentadores y desalentadores surten efectos muy distintos en la conducta. Los primeros inducen a colaborar y los segundos inducen previsiblemente a oponer resistencia. Los mensajes desalentadores suelen ir unidos a límites blandos, y los alentadores a límites firmes.
Se explican ambos tipos de mensajes, que a su vez se transmiten de manera verbal y a través de las acciones.
Ejemplos de mensajes desalentadores:
- verbales: ¿sería pedir demasiado que me trates con respeto?, ¡Vaya! Has hecho los deberes, para variar, sabía que no te podía dejar sólo sin que pasara algo, ¿es que no puedes colaborar, aunque sólo sea de vez en cuando?, ahora sí que te has cubierto de gloria. Estos mensajes, en realidad, transmiten al niño que lo que se espera de él es el mal comportamiento. Los mensajes los culpan, los humillan, los desafían, los avergüenzan, los hacen de menos… además, culpan al niño por su forma de ser y no por su acción, lo que constituye un grave error.
- acciones: por ejemplo, ayudar a los niños a hacer cosas que ellos ya saben hacer. Les quita la confianza en sí mismos y les transmite el mensaje de que son incapaces, a pesar de la buena intención de los padres.
Mensajes alentadores:
Hacen sentir bien y motivan para colaborar. Colman la necesidad de ser tenidos en cuenta, reafirman la sensación de ser competentes e infunden confianza en la capacidad para resolver problemas. Son una poderosa fuerza motivadora. Saber qué hay que motivar es la clave para utilizar estos mensajes de un modo efectivo.
¿Qué es lo que se quiere motivar/transmitir?:
- tomar mejores decisiones
- motivar conductas aceptables
- motivar la colaboración: no hay que esperar a que los niños se porten mal, hay que valorar siempre las buenas conductas espontáneas. Así, será más probable que las repitan en el futuro.
- Motivar la independencia: hay que dejar margen y dar opciones para que puedan resolver algunos problemas ellos mismos.
- Motivar los progresos

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web