nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > Setting Limits > Capitulo 9 : Cómo respaldar sus normas con consecuencias

CAPITULO 9. Cómo respaldar sus normas con consecuencias

Las consecuencias son poderosas herramientas en el proceso de instrucción y aprendizaje. Ponen fin a las malas conductas, transmiten mensajes inequívocos sobre cuáles son las normas y enseña a los hijos a responsabilizarse de sus decisiones y de su conducta. La forma de aplicar las consecuencias determina la efectividad. Consejos:
- inmediatez
- congruencia
- conexión: la consecuencia tiene que estar relacionada con la mala conducta.
- Dar buen ejemplo
- Limitar el tiempo: una consecuencia no es más efectiva porque dure más, al contrario. Se debe establecer un tiempo concreto, entre 5 y 20 minutos, y comunicárselo al niño. Siempre especificar la duración, en vez de decir “hasta nueva orden”, o “el resto de la tarde”. Otra opción es un minuto por cada año de edad, y duplicar o triplicar el tiempo ante casos puntuales extremadamente graves.
- Hacer borrón y cuenta nueva: cuando ha cesado la conducta, no estar constantemente recordándolo si ha cambiado de actitud. Dar oportunidades.

Se establecen cuatro tipos de consecuencias: naturales, lógicas, pausa obligada e imposición física.
- Consecuencias Naturales: simplemente, dejar que ocurra lo que tiene que ocurrir. Si se está jugando con un helado y se cae al suelo, se ha acabado el helado, no hay más. O si se rompe un juguete por maltratarlo.
Situaciones:
o cuando juguetes, ropa u objetos favoritos se pierden, dañan o son robados por descuido, mal uso o falta de responsabilidad.
o Cuando los niños convierten el olvido en una costumbre.
o Cuando no ponen de su parte.

- Consecuencias Lógicas: a diferencia de las naturales, las consecuencias lógicas están determinadas por los padres. Están lógicamente relacionadas con la situación o la mala conducta. Cómo utilizarlas:
o Utilizando un tono de voz normal.
o Pensando de forma simple. En la mayoría de las ocasiones, basta con separar al niño del objeto, persona, actividad o privilegio con el que se está portando mal.
o Antes de la mala conducta, plantear opciones limitadas.
o Después de la mala conducta, aplicar las consecuencias lógicas inmediatamente.
o Utilizar un reloj (alarma) cuando el niño remolonea y lo deja todo para el último momento.
o Emplear estas consecuencias tan a menudo como sea necesario.

Cuándo utilizarlas:
1. mal uso de juguetes u objetos personales
2. dejar algo sin recoger
3. conductas destructivas
4. mal uso o abuso de privilegios

- Pausa Obligada: enviar al niño a algún cuarto tranquilo de la casa durante un periodo breve. No malinterpretar como el clásico “vete a tu habitación”, que no sirve para nada. Este método da óptimos resultados en todas las edades, siempre que se plantee con firmeza como una consecuencia lógica.
1. explicar en qué consiste antes de utilizarla
2. escoger una zona apropiada para la pausa obligada
3. utilizar reloj y precisar la duración
4. cuando el niño cuestione los límites, plantear la pausa obligada como una de las opciones limitadas
5. cuando se han incumplido las normas, aplicar directamente la pausa
6. después de ella, hacer borrón y cuenta nueva
7. aplicarla siempre que haga falta.

Cuándo utilizar la pausa obligada:
o conductas que cuestionan los límites
o conductas irrespetuosas
o conductas desafiantes
o conductas hostiles y ofensivas
o conductas violentas o agresivas
o rabietas

- Imponerse físicamente: el último recurso. No confundir con pegar ni lastimar. Por ejemplo, llevar en brazos o de la mano a la zona de pausa obligada, sujetar del brazo si intentan salir, o cerrar la puerta.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web