nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > A Good Childhood > Capitulo 5 : Los valores

CAPITULO 5. Los valores

Los valores y creencias, de acuerdo a los cuales nos conducimos, han sido siempre un elemento vertebrador de las sociedades. A lo largo del tiempo, se ha producido un paso de valores religiosos a seculares, entendiéndose ahora como obligaciones sociales. En teoría todos coincidiríamos en estos valores: altruismo, justicia… pero a día de hoy, el mensaje que los niños y jóvenes reciben es que necesitan poseer más bienes materiales para sí mismos y competir contra los demás. Esto supone un individualismo desmedido, pese a que nadie duda de los beneficios de ser amables con los demás, no sólo por ellos, sino por nosotros mismos. A todos nos gustaría una sociedad en la que se respetaran los derechos de los demás, incluidos los niños. “Una sociedad de ese tipo tiene que construirse sobre las actitudes que las personas adquieren en su infancia. Así pues, ¿cómo adquieren los jóvenes su consideración hacia los demás? ”. ¿Cómo adquieren los niños una moral? Los seres humanos nacen con un “potencial moral”, pero este sólo se desarrolla en su interacción con otras personas: primero sus padres, luego con otros niños, otros adultos, etc. Son necesarias relaciones fructíferas. Los niños necesitan amor incondicional y unas directrices firmes sobre sus límites y comportamiento. Se podrían resumir en tres lemas:
- los demás son tan importantes como uno mismo
- ten en cuenta cómo les afectará tu conducta y cómo se sentirán
- el acuerdo implica un compromiso
Los progenitores suponen la máxima influencia sobre los valores de los niños, pero los colegios juegan también un papel decisivo. Haría falta, por tanto, un vocabulario común que fuera utilizado tanto por docentes como por padres. Los valores son esencialmente conceptos morales. Vivir de acuerdo con ellos es una cuestión de capacidad psicológica. Por tanto, los niños deben aprender a comprender sus propias emociones, a desarrollar estrategias para gestionarlas y a cultivar las partes positivas de su naturaleza: “su mejo yo”. Igualmente han de aprender a comprender a los demás, a no atribuirles intenciones malévolas cuando no las hay, a responder de forma constructiva cuando las hay y, en definitiva, a sacar lo mejor de los demás.
Los autores proponen que se debería impartir el conocimiento social y emocional en los colegios. En el Reino Unido existe la asignatura “Educación personal y social”, que necesita algunas mejoras. Dado el exceso de individualismo y de competitividad, los valores morales se ven menoscabados. Padres y docentes (y la sociedad en general) debería dar ejemplo a los niños y enseñarles la importancia del respeto, la honradez, etc.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web