nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > ¡HAGALO YA! > Capitulo 3 : Los juegos que inventamos

Estudio de la postergación

CAPITULO 3. Los juegos que inventamos

La postergación es un juego, el juego de aplazar, de no pensar en lo que se quiere evitar hacer. Uno no se cuenta que es pereza lo que le dejaría muy mal ante sí mismo- y practica lo que la autora denomina postergación hipócrita. Se asumen otras tareas para no hacer lo que se debe y justificarse: "no he podido terminar el artículo porque he tenido que llevar el coche al taller". Son los viajeros, las personas que reaccionan ante una tarea que no les gusta recordando que tienen otra cosa muy importante que hacer en otro sitio. O son preparadores perfectos, personas que antes de iniciar una tarea tiene que hacer tantos preparativos que se les terminará ele tiempo sin que hayan comenzado a realizarla. Están también los socializadores que antes de ejecutar la tarea que deben se les ocurre llamar a amigos o parientes que no han visto en años. Y los enderezadores, que piensan que un trabajo de calidad no puede hacerse en medio de tal desorden y se ponen a enderezar, organizar, arreglar, archivar, etc. etc. Por último, están los felices ayudadores que practican el estilo más sutil y maligno de postergación hipócrita. Dejan todo por ayudar a quien sea (aunque no les hayan pedido ayuda) y quieren gustar. Su autoestima se basa en que los demás piensen bien de ellos. Es muy frecuente en los postergadores la actitud de dejarse llevar, un estilo de postergación que consume tiempo e impide hacer muchas cosas, además de minar nuestra estima y hacer que uno se sienta estúpido y desorganizado. La manera de acabar con la postergación hipócrita es reconocerla. Esta y otros tipos de postergación tienen una característica común: la falta de un centro. Hay que centrarse, establecer fechas límites para cada tarea o adquirir compromisos. Si se escribe una lista con las cosas por hacer, las otras cosas "importantes" por hacer, que son las que generan este tipo de postergación, caerán por su propio peso. otro tipo de postergación es la postergación rebelde, que a veces tienen las personas sin otro poder, pero que a través de la constante postergación tienen el poder de sacar de sus casillas a las personas que les rodean, generalmente la familia más próxima. No se nace postergador. Se nace con entusiasmo por hacer las cosas ahora, y en algún lugar del camino se aprende a poner excusas y a posponer las cosas.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web