nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > EDUCATING FOR CHARACTER > Capitulo 11 : LA CONCIENCIA DE TRABAJO.

ESTRATEGIAS EN EL AULA PARA ENSEÑAR RESPETO Y RESPONSABILIDAD

CAPITULO 11. LA CONCIENCIA DE TRABAJO.

( * Nota: El título de este capítulo es “The conscience of craft”, craft quiere decir lo que se hace artesanalmente o lo que se hace con maestría, en el caso de los alumnos, puede traducirse como el esfuerzo o el hacer bien las cosas.) Un estudio realizado por un grupo de ejecutivos de empresas, rectores de universidad y responsables educativos, titulado Invirtiendo en nuestros hijos: Las empresas y la escuela pública, pedía a los colegios que promoviesen buenos hábitos de trabajo y rasgos de carácter como la fiabilidad, el trabajo en equipo y la auto-disciplina. El informe dice que “si los colegios toleran demasiado el absentismo, saltarse clases, llegar tarde o comportarse mal, no podemos esperar que los alumnos alcancen los estándares de capacidad o de comportamiento ni en el colegio ni de adultos”. El psicoanalista Bruno Bettelheim indica que el logro en cualquier campo requiere una forma concreta de auto-disciplina: subordinar el principio de placer, que favorece la gratificación inmediata, al principio de realidad, que pospone el placer presente para perseguir metas futuras. Bettelheim escribe que “solo este tipo de moralidad hace posible el aprendizaje serio y consistente durante largos períodos de tiempo”. Según el autor, los colegios pueden utilizar tres estrategias para que los alumnos se tomen en serio los estudios, para que tengan los mejores resultados posibles según su capacidad y para desarrollar cualidades del carácter inherentes a hacer “las cosas bien”: 1. Desde el punto de vista de la educación de los valores, el primer paso es que los colegios traten el estudio como algo de importancia moral y considerar el esfuerzo de aprender una actividad moral que contribuye al desarrollo del carácter. 2. El segundo paso es darse cuenta de que los colegios están participando no solo en una mala educación, sino también en una mala educación moral cuando, por cualquier motivo, los alumnos no están haciendo el esfuerzo de aprender. 3. El tercer paso es encontrar un lenguaje que nombre aquello por lo que la educación debería luchar en esta área de la educación del carácter, para lo que la educación debería establecer los siguientes objetivos para los alumnos en cuanto al esfuerzo por aprender: ? Una actitud de valorar la oportunidad de aprender: un compromiso por sacar el máximo provecho a la educación que se recibe. ? La capacidad de “trabajar duro”, incluyendo la capacidad de retrasar las gratificaciones para alcanzar metas futuras. ? La persistencia ante el desánimo o los fracasos. ? Un sentido público de que el esfuerzo de uno afecta a las vidas de otros. ? Una preocupación por la excelencia, lo que el profesor Thomas Green, de la Universidad de Syracusa denomina “The conscience of craft”, la conciencia de la maestría o hacer las cosas bien... El autor indica algunas ideas relevantes para desarrollar esta “conciencia de trabajo”: mantener altas expectativas, enseñar al alumno a auto-evaluarse, desarrollar una verdadera maestría en una asignatura o capacidad concreta, considerar la importancia de apoyar a los alumnos para que sus primeras experiencias de aprendizaje las resuelvan con éxito, celebrar los éxitos, enseñar en función de los diferentes estilos de aprendizaje, enseñar teniendo en cuenta los intereses de los alumnos.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web