nombre
 
contraseña Entrar
Registrarse | Olvidó su contraseña
Banco Bibliográfico > APRENDER A VIVIR > Capitulo 8 : El carácter: Los hábitos cognitivos

DESCENDIENDO A LA REALIDAD CONCRETA

CAPITULO 8. El carácter: Los hábitos cognitivos

La inteligencia es la función de asimilación, almacenamiento, elaboración y producción de información. Esta definición comprende la inteligencia estructural, pero no atiende a los usos educativos, prácticos, éticos y políticos de esta capacidad humana, los cuales configuran la “personalidad inteligente”, que en su buen uso permite cumplir dos grandes metas: la felicidad y la convivencia digna. La inteligencia también está compuesta de hábitos, en este caso, cognitivos. El lenguaje es la adquisición básica de la inteligencia que se desarrolla durante la infancia, gracias a la existencia del lenguaje en el entorno de crecimiento del niño, que va configurando su uso como un hábito no solo cognitivo, sino también afectivo y social, como parte de la personalidad. La inteligencia tiene dos posibilidades, ser una inteligencia triunfante o ser una inteligencia malograda. Las inteligencias malogradas pueden ser dañadas (tienen una deficiencia inicial) o fracasadas (tiene capacidad operativa, pero un mal funcionamiento). La inteligencia implica también el uso cotidiano, la toma de decisiones, la acción y sus consecuencias. Tenemos un conjunto de representaciones mentales sobre el mundo y sobre nuestra manera de comportarnos en diferentes situaciones, son las creencias, los roles, los guiones y los modelos. Las creencias surgen en el desarrollo, a partir del autoconcepto, como una idea de lo que somos que cada uno elabora, pero también surgen de la cultura en la que crecemos, a través de las normas y costumbres sociales, de las leyes y las condiciones políticas y económicas, o a través de la religión. Las creencias son importantes determinantes de modos estables de comportamiento que pueden tener consecuencias positivas o negativas. Un ejemplo de conductas disfuncionales basado en creencias erróneas es la adicción a las drogas. Las personas que se hacen adictas a las drogas suelen creer en la perfección y en el poder, en el éxito fácil, en la ausencia de dolor y de esfuerzo, al mismo tiempo que creen que no tienen capacidad de influir en nada, que no valen nada y que el mundo no vale nada. Las creencias patógenas comparten una serie de elementos comunes, según Beck: 1) son inferencias arbitrarias: conclusiones firmes sin evidencias que las apoyen, 2) usan una abstracción selectiva: valoran una experiencia por un detalle, ignorando otros más importantes, 3) generalizan excesivamente: de lo particular extraen una creencia general, 4) magnifican o minimizan: lo perjudicial se agranda y lo digno de orgullo se reduce, 5) provocan pensamientos absolutistas o dicotómicos: clasifican todas las experiencias en categorías opuestas y absolutas, adjudicándose la categoría negativa. Estas creencias son hábitos contraídos que operan a escondidas desde la memoria, produciendo graves sesgos en la evaluación sentimental. Clarificarlas y cambiarlas es una solución posible. ¿ Cómo se adquieren las creencias? La matriz personal, junto con las experiencias de una persona, dan lugar a su conjunto de creencias. Al ser hábitos explicativos, las creencias serán de una u otra manera según como una persona explique las causas de sus éxitos, y sobre todo de sus fracasos. Las personas optimistas suelen atribuir sus éxitos a causas internas y permanentes y los fracasos a causas externas y ocasionales, los pesimistas al revés. Un buen uso de la inteligencia pasa por disponer de creencias inteligentes, que no absolutizan, no generalizan indebidamente, no seleccionan con arbitrariedad los hechos, sitúan correctamente el origen de la acción. Y ante las creencias irracionales, se pueden hacer tres cosas: 1) identificarlas, 2) hacer una crítica y 3) sustituir por una creencia racional. Hay dos usos imprescindibles de la inteligencia: el uso racional y el uso creador. La inteligencia racional se caracteriza porque emplea todas sus capacidades en buscar evidencias compartidas. Esta búsqueda es la base de la ciencia, la ética, la democracia y la convivencia. Las evidencias compartidas en muchos casos contradicen las experiencias privadas. Piaget y Furth han explicado que la motivación que hace al niño cambiar una lógica egocéntrica por una lógica intersubjetiva es el fuerte deseo de relacionarse con los demás, de vivir con otras personas. Las necesidades vitales imponen una adecuación a la realidad, una comunicación con otras personas y una cooperación en el plano práctico. Para todo ello es necesario que el sujeto configure en su conciencia un espacio objetivo, común, interpersonal, firme. A ese uso racional y social de la inteligencia se oponen los prejuicios, los dogmatismos y los fanatismos. La inteligencia creadora tiene un funcionamiento propio, y a pesar de lo que se cree – que está reservada a unos pocos- es un poderoso recurso que se puede educar en todos los niños, que son creadores por naturaleza. Como hábito, crear es algo que se puede aprender. Algunos de sus elementos característicos son: 1) perseverancia activa, 2) memoria creadora, 3) operaciones mentales flexibles y rápidas, 4) huida sistemática de la rutina, 5) seleccionar los resultados iniciales de la creación. Volviendo al problema de la violencia, ¿ qué creencias ha adquirido cada Julián posible? El 1 aprendió a creer que la violencia es el único modo de sobrevivir en un mundo hostil. El 2 aprendió a interpretar mejor la situación social y la modificó a su favor. El 3 mantuvo las creencias de su clase social, aceptó ser duro y frío. Y el 4 vivió como instrumento de una violencia convertida en sistema. Hay que señalar que en el comportamiento violento se ha descubierto un ingrediente determinante, que es la interpretación que los sujetos hacen de sus situaciones, adjudicándoles un carácter amenazante o agresivo con gran facilidad. También se ha encontrado un recurso bastante eficaz en el entrenamiento en habilidades de solución de conflictos.

Capitulo AnteriorVolver al Indice Capitulo Siguiente


acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web