Inicio del foro

Inicio del foro > FORO DE MOVILIZACIÓN EDUCATIVA > La filosofía. 9ª competencia educativa > LA NOVENA COMPETENCIA
Autor
Tema
Ángeles
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/4/07      Advertencias: 0
Sigo pensando en la novena competencia:

Si los docentes nos preocupamos de corregir a nuestros alumnos palabras mal dichas, de que aprendan a leer y escribir bien, etc., también deberíamos preocuparnos (ídem padres y resto de la tribu) de que interpreten bien la información recibida, la analicen, sinteticen, asimilen y enjuicien éticamente; no puede pasar la información por delante de ellos sin pena ni gloria; igualmente debemos preocuparnos de que se aseguren, a la hora de enjuiciar… o aportar información, de la importancia de mostrar razones lógicas, verdaderas o que no dañen a los receptores…

Todos sabemos hablar, no obstante, no habla igual un niño educado en una familia con dominio del idioma que el que lo hace entre iletrados, de igual manera, pensar… sabemos todos, pero… ¿lo hacemos todos de la misma forma?, ¿sabemos hacerlo con eficacia y ética?, es decir, resolviendo problemas personales, interpersonales… con habilidad, destreza y compromiso ético (honestidad, etc.) y social.

Para ambas cosas estamos preparados: para pensar y hablar... Percibimos lo exterior por los sentidos; éstos recogen la información y la mandan a través de los nervios sensitivos hasta el cerebro y allí se interpreta y piensan respuestas, pero ¿Todos descodificamos e interpretamos la información percibida de igual manera? ¿Todos respondemos con igual eficacia? ¿Qué tienen que ver los conocimientos acumulados con la eficacia de las respuestas? ¿Y la mecanización de las acciones?...

No sé si todos nacemos con una inteligencia semejante o no... Imagino que igual que hay personas que nacen con mejores fibras musculares, habrá quien nazca con mejores… Lo que si se sabe es que el ejercicio físico desarrolla la musculatura… Igualmente, la inteligencia si se trabaja mejora.

Tampoco creo que sea lo mismo pensar con eficacia que hacerlo éticamente… Uno puede ser pensador eficaz y no ser persona ética o viceversa. Pero, ¿cuál sería el ideal?... opino que pensar eficaz y éticamente y éste debe ser el objetivo de nuestra competencia… ¿lógica más ética? ¿técnicas… más actitudes y valores éticos?

Los procesos de enseñanza – aprendizajes programados con el fin de que nuestros alumnos vayan aprendiendo, poco a poco, a pensar eficaz y éticamente tienen que dar respuestas a las preguntas: ¿con qué contenidos lo haremos?, ¿cómo (con qué métodos y técnicas)?, ¿cuándo (contenidos secuenciados según edad)?, ¿con qué actividades?... A grandes rasgos se podría decir que tendremos que fomentar el desarrollo de las habilidades intelectuales y sociales y éticas como el razonamiento, análisis, síntesis, memoria comprensiva y mecánica, percepción, comparación… asertividad, empatía, resiliencia, bondad, justicia, tolerancia… ¿Se hace esto ya en la escuela?

El nombre que damos a una cosa es como la antesala de la cosa en cuestión; el nombre es muy importante, aunque lo sea más la cosa; en el caso que nos ocupa, la “novena competencia”, los contenidos, actividades… a través de los cuales ayudaríamos a nuestros alumnos a que vayan poco a poco consiguiéndola sería lo más importante. El nombre es menos que el “objeto”, pero suele decir mucho de él; por ello, me gustaría agregar una palabra al nombre propuesto por Marina para esta novena competencia - “aprender a pensar”; me gustaría agregarle la palabra filosóficamente, “aprender a pensar filosóficamente”. Y me gustaría por dos razones:

1º Para que vayamos (todos) familiarizándonos con la palabra filosofía y comprendiendo su verdadero significado (123raus ha comentado rasgos interesantes al respecto).

2º Para que los docentes nos concienciemos sobre el lugar que debe ocupar la filosofía en el currículo de la enseñanza obligatoria. Todos somos conscientes de la necesidad de emplear técnicas lecto-escritoras en todas las áreas de conocimientos… (buena caligrafía, ortografía, lectura expresiva y comprensiva, expresión escrita, etc.), igualmente, deberíamos serlo de la necesidad de emplear técnicas y métodos filosóficos a la hora de recoger la información recibida en todas las áreas: analizar, sintetizar, deducir… adecuadamente.

Cuando dominamos las técnicas (código) de lecto-escritura y cálculo comenzamos a utilizarlas y lo hacemos con mucha frecuencia (transferimos estos aprendizajes a nuestra vida cotidiana, gracias a ellas podemos interpretar gran parte de la información que necesitamos para desenvolvernos con menor dificultad en el “mundo”, realidad), pero no nos basta con saber hablar, leer, escribir o calcular para interpretar, juzgar… adecuadamente la información que recibimos o los hechos que vivimos , necesitamos también saber analizar… deducir… juzgar y en ocasiones defender o criticar en voz alta, autocriticar… y debemos aprender a hacerlo mecánicamente. Cuanto antes dominemos estas técnicas… con mayor facilidad pensaremos eficaz y éticamente…

Para analizar la información recibida… tenemos que examinar el fondo y la forma de dicha información (ya sea oral, escrita, corporal, etc.) con el fin de averiguar, de exprimir todo su significado (tenemos que conocer el valor y significado de las palabras dentro del discurso: denotación y connotación, sentido recto y sentido figurado, ironía, etc.; tenemos que saber de qué trata, analizar la información y sintetizarla, ajustar la información nueva sintetizada a la ya adquirida (construcción de aprendizajes) y juzgarla; tenemos que posicionarnos ante ella y después debemos buscar razones que avalen ese juicio o…; esas razones tienen que tener como marco - del que no salir - a la ética, a unos valores acordados; y todo esto debe estar “mecanizado”, interiorizado, de tal manera que este proceso aparentemente largo se realice casi sin “pensar”, porque, al igual que se escribe, lee, comprende o conduce mecánicamente, se realiza esta acción (mientras se aprende la cosa cambia, estos procesos necesitan de tiempo… hasta que se mecanizan). Después, también sería conveniente recordar datos… investigar (buscar fuentes, conocerlas): quién lanzó la información, el por qué fue lanzada, qué supuso o supone, etc.

Pero aquí, creo, que no termina la cosa, porque la información recibida… y así tratada se convierte en búsqueda incansable de la verdad, de la de cada uno, de la pactada y de la demostrada, se convierte en formación; formación que nos permitirá conocer mejor la realidad… integrarnos en ella, contribuir a su mejora e intentar ser felices.

La escuela así debe enseñarlo.

Saludos



(Última edición:: 3/7/08 17:30)
3/7/08 17:19 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
FEGAMO
Member


 

Localización: 
Registrado: 19/7/08      Advertencias: 0
Me incorporo a este foro. Soy profesor de filosofía de bachillerato en activo, bastante interesado en estos temas. Y pertenezco a una corriente que reivindica la presencia de la filosofía como actividad específica en el currículo desde la escuela infantil. Pues bien, creo que es necesario ser algo más preciso cuando se intentan definiri cuáles son las competencias filosóficas. Las que expone 123raus son demasiado genéricas y valen tanto para la filosofía como para cualquier otra actividad intelectual sea del campo que sea. NO es tarea sencilla, l que ha llevado a muchos a seguir la posición de Wittgenstein: entre los filósofos hay un aire de familia, pero no mucho más. En todo caso, sugiero empezar con un enfoque desarrollado Thecla Rondhuis en su libro "Philosophical Talent" Universitet Utrecht, 2006). Es un esfuerzo por evaluar la actividad filosófica en el aula analiando las discusiones que mantienen los alumnos en una clase de filosofía. Tras un riguroso estudio, buscando además rasgos que puedan ser observados para evaluar el nivel de práctica filosófica que tienen los alumnos, la autora propone tres rasgos básicos: a) empleo de destrezas analíticas y argumentativas; capacidad de tratar cuestiones ambiguas, vagas o fronterizas, así como la incertudimbre; refleionar en contacto con la experiencia de la vida real cotidiana.
Partiendo de ahí, podemos sugerir algunas ideas más sobre lo que diferencia un diálogo filosófico de otro que no lo es. Eso es algo en lo que estoy trabajando con un grupo de profesores europeo: http://nk.oulu.fi/menon/
Un saludo, Félix García Moriyón
19/7/08 13:44 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
123raus
Member


 

Localización: 
Registrado: 18/10/07      Advertencias: 0
Hola Félix, ¿qué tal? Bienvenido.

Por alusiones: Permítame decirle que la objeción que usted pone a los rasgos que propongo no me parece acertada. Por las siguientes razones:

1. Dado el “aire de familia” entre los filósofos que usted apunta, resulta que la mayoría de los rasgos que yo describo están perfectamente ausentes en buena parte de la filosofía actual (no digo de toda, claro). Y se trata de escuelas filosóficas y de filósofos que gozan de un gran prestigio. De modo que creo conveniente empezar a hablar de rasgos que tanto usted como yo entendemos básicos, pero que no todos los filósofos los consideran así.
2. El hecho de que los rasgos de que hablo sean propios de muchas otras disciplinas, no es razón para que no sean reseñados inexcusablemente como constitutivos de la filosofía. Por ejemplo: imaginemos que un niño nos preguntase sobre la definición del cuerpo humano. ¿Le deberíamos decir que el cuerpo humano está formado por billones de células especializadas en diferentes funciones? Si damos por buena su objeción, Félix, la respuesta sería “no”, pues esa característica humana (las células) la comparte el resto de los seres vivos, nada menos. Pero yo entiendo que sería obligado hablarle de esta característica. Esa realidad celular no es un rasgo distintivo del ser humano, pero forma parte de su definición. 2º ejemplo: Supongamos que un chaval de dos metros de estatura nos preguntara cuáles son los rasgos que debe tener un jugador de baloncesto. Para simplificar, digamos que fueran cuatro rasgos: 1. fuerza muscular. 2. Agilidad. 3. coordinación. 4. medir dos metros o más. Pero resulta que los tres primeros rasgos son propios de muchos otros deportes: fútbol, balonmano, tenis, Kárate, etc. En tal caso, ¿de qué rasgos le hablaríamos al chaval según usted? Solo del cuarto: medir dos metros o más. El chaval quizá nos preguntara entonces: ¿Un jugador de baloncesto no necesita fuerza muscular notable? Nosotros le tendríamos que contestar que no: porque la fuerza es un rasgo genérico que sirve para el baloncesto y para cualquier otro deporte, o casi. Consecuentemente, el chaval, si quisiera dedicarse al baloncesto, creería no tener que entrenar la fuerza, la agilidad y la coordinación: con ser alto sería suficiente. La conclusión es que la fuerza muscular no es un rasgo distintivo, ni exclusivo, del baloncestista, pero sí forma parte de su definición.

3. Si los rasgos por mí propuestos sirven para definir cualquier disciplina intelectual es porque cada disciplina intelectual formal ha asumido como propio el proyecto racional que caracteriza a la filosofía.

Si se trata de encontrar rasgos exclusivos y distintivos de la filosofía, me temo que ninguno de los propuestos por la autora (Rondhuis) lo es. Al menos en psicología, todo psicólogo que se precie deberá:

a) Tener destrezas analíticas y argumentativas. Para analizar la mente, la conducta, el lenguaje, la personalidad…
b) Tener capacidad para tratar cuestiones ambiguas, vagas o fronterizas. En efecto, todas las cuestiones relativas a la mente y al conocimiento del mundo son borrosas, y son cuestiones propias del psicólogo, si bien no exclusivas de él.
c) Reflexionar en contacto con la experiencia de la vida cotidiana. Evidentemente, de lo contrario tendremos el psicólogo de “sillón” anterior a la era científica (y el cientifismo de la psicología), recluido en su torre de marfil y demasiado confiado a sus potencias especulativas.

Así pues, el hecho de que una persona tuviera esas cualidades bien desarrolladas no nos serviría para saber, automáticamente, que estamos hablando de un filósofo, un psicólogo, un sociólogo, un antropólogo…

Las características o destrezas propuestas por la autora son básicas, pero podemos añadir algunas más. Por ejemplo:

- Dotes observadoras.
- Destrezas para la síntesis.
- Habilidad para manejar competentemente diferentes campos del saber y ordenar información muy compleja.
- Saber hacer preguntas.
- Ser creativo.
- Saberse relajar después de pensar arduamente. Parece ser que los chispazos de creatividad surgen más cuando el cerebro está “relajado”, pues los nodos neurales se conectan difusa y ampliamente enlazando a veces ideas felices y sorprendentes.
- Facultad para captar lo relevante de una información.
- Dotes deductivas.
- Dotes inductivas.
- Apego a la erudición: la creatividad inteligente no es posible sin un buen banco de datos en la memoria a largo plazo.
- Etc.

Da igual lo que ampliemos la lista de rasgos. Todos ellos están diseminados en mayor o menor medida en el amplio abanico de las disciplinas intelectuales formales.

A estas alturas, la actitud filosófica es parte inherente de cualquier disciplina intelectual. Ello permite, por ejemplo, decir a Dennett (un filósofo, como usted sabe) lo siguiente de un libro de Pinker (un psicólogo): “Pinker sortea cómoda y hábilmente los claroscuros del debate científico actual y arroja la brillante luz de la racionalidad sobre la forma en que nos expresamos.” Y a Richard Dawkins (biólogo): “Pinker es un pensador soberbio y un escritor brillante. El mundo de la ciencia es afortunado por poder disfrutar de su obra.”

Es decir, un buen psicólogo busca la racionalidad y es un pensador, como el filósofo. La cuestión es que, históricamente, el filósofo es antes que el psicólogo o cualquier otro intelectual, de modo que la filosofía informará a las subsiguientes disciplinas o especialidades. Todas habrán heredado su proyecto racional.

Esto no significa que el filósofo se haya quedado sin “objeto” de estudio. Antes al contrario, quizá el verdadero rasgo distintivo del filósofo es que no tiene ámbito de investigación predefinido, sino que, como una sierra circular, puede mirar en cualquier dirección. No tiene especialidad. Su instrumento es el razonamiento riguroso, y éste puede ser utilizado para criticar cualquier actividad humana o realidad física. Metafóricamente hablando: es un profesional del pensamiento riguroso: un comodín. Otra cosa es que a veces se envanezca y crea poder criticar o decir algo de provecho sobre cosas para las que necesitaría una mayor formación específica.

Así pues, he aquí, quizá, el rasgo distintivo (o uno de ellos) del filósofo: La capacidad para descubrir nuevos problemas en la realidad y, por tanto, forjar nuevas disciplinas.

Por otro lado, el estudio minucioso de las diferentes escuelas filosóficas y de su devenir histórico permite al filósofo comprender de forma privilegiada diferentes partes de la realidad física, psicológica o social. Esa erudición sobre el pasado del pensamiento es una fuente inestimable de conocimientos para, precisamente, entender el presente y predecir (en alguna medida) el futuro.

Me parece muy bien criticar nuestras diferentes aportaciones, Félix; no tenemos por qué estar de acuerdo unos con otros, pero yo le pediría que tuviera a bien fundamentarlas un poco más. De lo contrario se hace difícil aunar fuerzas. Y eso es lo que creo que necesitamos aquí.

Un saludo.
20/7/08 12:54 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Ángeles
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/4/07      Advertencias: 0
Felix ha hecho una propuesta y 123 raus otra y…
Y como sigo pensando en la novena competencia… me gustaría decir que no creo que se trate de discutir que escuela, autor… es mejor o más conveniente seguir – entraríamos en una dinámica que seguramente no nos llevaría a ninguna parte, ya que cada uno estaremos convencidos de que lo mejor es…; por ello, propongo que acordemos, cojamos un poco de aquí y otro de allí, cedamos todos un poco y aportemos… Nos aclaremos…
No sé si entendí bien a Felix, pero creo que estos rasgos básicos (los que propone Thecla Rondhuis) son capacidades que el alumno debe tener adquiridas al terminar… ¿la ESO? Se trata de… ¿la novena competencia? Los alumnos al terminar esta etapa educativa han de ser competentes analizando la información recibida - han de ser capaz de analizar adecuadamente la información necesaria para desenvolverse en la sociedad sin dificultad… y defender con argumentos de peso ideales…
Ser conscientes de la ambigüedad, de las diferentes interpretaciones de ciertas cuestiones… (de la necesidad de seguir investigando y/o acordando por necesidad - para lo que tienen que conocer y saber utilizar estrategias de negociación… habilidades sociales, saber aprender, trabajar en equipo – psicología, sociología, pedagogía)
Ser capaz de reflexionar sobre hechos, ideas… de la vida cotidiana… (para actuar en consecuencia, éticamente).
Creo que esta autora lo que nos dice es cómo podemos evaluar si el alumno es competente… ¿filosóficamente hablando?

También creo que faltan contenidos…

Lo primero en el hacer, creo, es tener claro… ¿qué es lo que el niño, el adolescente y el joven tienen que aprender, cómo y para qué? Cómo esto lo sabemos… aunque Marina plantea que falta… con lo que estamos más o menos de acuerdo (desde mi criterio falta alguna más y parte de los contenidos de ésta ya están en el currículo) los que aquí escribimos. Plantea, si no lo entendí mal, que es necesario que la filosofía aporte contenidos a la educación obligatoria y… ¿revisar los contenidos y métodos de enseñanza de filosofía en bachillerato?
Creo que se debería comenzar por la educación obligatoria…

¿Qué conocimientos, procedimientos y valores necesita el alumno de Primaria y Secundaria (también Infantil) para lograr esa competencia de saber pensar filosóficamente?
Tal vez hasta el segundo ciclo de Secundaria el alumno no necesite adquirir conocimientos sobre la historia de la filosofía: autores, escuelas... Tal vez… en Primaria y primer ciclo de Secundaria sólo necesiten ir conociendo - y acomodando poco a poco a su modo habitual de pensar, mecanizando modos de pensar – métodos, estrategias, técnicas, tácticas filosóficas… que les lleve a ser competentes en… sean capaces de pensar más sabiamente.

Pero para saber… ¿qué contenidos de la filosofía necesitamos en cada tramo educativo?, tenemos previamente que… definir a la filosofía, revisar cada una de sus partes (ética, lógica, estética, metafísica, historia, etc.), ver qué contenido necesitamos de cada una de sus partes… en cada tramo…

A modo de ejemplo:
Ética (según el DRAE, una acepción de la palabra): Parte de la filosofía que trata de la moral (ciencia que trata del bien en general, y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia) y de las obligaciones del hombre.
¿De qué trata la Ética? De virtudes – vicios, de libertad – libertinaje – sometimiento – sumisión, de dignidad – mezquindad, de la verdad… ¿Qué necesitamos de la ética? Necesitamos contenidos éticos… ya están algunos incluidos en la educación obligatoria, pero necesitamos más... tenemos que hablarles de ellos… tienen que descubrirlos en textos: cuentos, fábulas… tienen que dramatizarlos… tienen que diferenciarlos… tienen que aprender a ser éticos…

Lógica DRAE: Ciencia que expone las leyes, modos y formas del conocimiento científico.
Me pregunto: ¿nos ofrece la lógica unos métodos para aprender a pensar hábilmente, científicamente? Y si es así, ¿cómo saber cuál es el más válido para cada tramo educativo?
Y tenemos que unir métodos y ética… no todo vale…

¿Y de la Metafísica?, ¿qué contenidos nos ofrece?, ¿cuáles necesitamos?
En fin… no sé si será este el camino… espero que se llegue al acuerdo.
Un saludo
20/7/08 19:22 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Amadeo
Member


 

Localización: 
Registrado: 2/8/07      Advertencias: 0
Desde mi punto de vista, si la filosofía quiere interesar a los alumnos, habría que copiar a Sócrates y hacer debate tras debate, con las cosas que preocupan.
El buen filósofo tiene que saber de todo un poco, historia, mundo antiguo Roma y Grecia, forma de gobierno, incluso matemáticas, y no dejar la religión de lado.
Para analizar las cosas, ver varias opciones y escoger la mas adecuada.
Estudiar pros y contras de todas las situaciones.
21/7/08 20:23 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Ángeles
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/4/07      Advertencias: 0
Sí, Amadeo, lo que propones es un magnífico ejercicio para alumnos del segundo ciclo de Secundaria o Bachillerato, pero, a mi modo de entender, para que comprendan bien a Sócrates... Analicen, sinteticen, etc. adecuadamente la información; deduzcan, induzcan, se posicionen, critiquen, se interesen... previamente han tenido que ejercitar estas técnicas… (análisis, síntesis, deducción, inducción, crítica, etc.) con historias, cuentos... temas adaptados a la edad… y tienen que saber utilizarlas con cierta habilidad.

Un saludo
22/7/08 20:10 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
mamateos
Member


 

Localización: 
Registrado: 30/7/08      Advertencias: 0
Estimados compañeros, inicio este foro casi desde mi inicio de vacaciones, espero poder en breve empaparme de todo lo que estais debatiendo desde hace un tiempo. También soy profesora de filosofía y tengo mucho interés en defender la existencia de una competencia filosófica. He leido vuestras sugerencias, algunas en apariencia contradictorias, pero con un denominador común: la existencia y necesidad propia del humano de explicarse, preguntarse, entender, buscar respuestas... A esta capacidad, necesidad, posibilidad, le dio forma la filosofía, por eso se indentifica esta capacidad de razonar de buscar razones con la filosofía. Es cierto que esta posibilidad ha adquirido con el paso del tiempo expresiones cada vez más complejas, pero no hay que olvidar este nexo primero. Quizás esta sea la primera tarea de la filosofía como materia, ya sea en la Secundaria o en Bachillerato. Quizás la defensa de una competencia filosófica debería iniciarse con este planteamiento previo. Todo esto ya lo habéis dicho en mensajes más afinados, solo quiero presentarme e iniciar este foro con todos vosostros. Tendréis que darme un poco más de tiempo para analizar vustras segerencias y pensar (de nuevo la filosofía esta maravillosa competencia propiamente humana) alguna posible idea más original, Estamos en la misma búsqueda, y quizás a nuestros alumnos tan solo conocer esta necesidad história e íntimamente humana, ya le sirva para acercarse a la filosofía como respuesta, Un saludo a todos de mamateos
8/8/08 16:42 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Mª Nieves
Member


 

Localización: 
Registrado: 7/8/08      Advertencias: 0
La educación es una profesión muy árida, al menos en secundaria. Nunca sabes si tu mensaje, tu entusiasmo y tus valores llegan a los adolescentes, aparentemente no. Son muchos los frentes a los que enfrentarse. Sin embargo quiero ser optimista. Una sola frase, un tema tratado en una tutoría, una escucha activa o cualquier cosa puede servir para que, en el futuro, un joven decida tomar un camino en la vida, acercarse a una materia, inculcar en sus propios hijos determinado valor... Animo a los profesores de filosofía a lo que plantea certeramente JAM. Los de las demás materias les ayudaremos.
8/8/08 19:37 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
mamateos
Member


 

Localización: 
Registrado: 30/7/08      Advertencias: 0
Quisiera contestar al mensaje último de Nieves. Aprecio que no es profesora de filosofía pero que comparte la idea de JAM sobre el valor de la filosofía en la educación, y nos apoya a nosotros profesores de filosofía. Comparto su idea optimista de que es posible llegar a nuestros alumnos. Es verdad que no hay una fórmula matemática ni mágica para lograrlo, pero la experiencia nos ha ido ofreciendo distintas estrategias. Ahora que empieza el curso (Ya se, aún quedan unos días, aprovechazlos¡¡ quisiera apoyar su idea. La filosofía puede hacer mucho por la eduación de los jóvenes, se llame filosofía 1, filosofía y ciudadanía, filo de 1º de bachillerato o de 3º de BUP. Representa la necesidad de saber, de comprender propia del hombre. Algo tan universal y grandioso no puede por menos de interesar y servir a un joven desconcertado, porque en toda juventud hay algo de desconcierto, no lo habréis olvidado. Recuerdo mi descubrimiento de la filosofía en mi juventud desconcertada. Puedo aseguraros que me sirvió y no tuve el mejor profesor o manual que se diga¡¡ Os animo o todos a pensar esta idea, a pensar también en nuestros jóvenes, y cómo podemos aportarle un poco de luz, tan necesitados como estamos de ella. Estamos en contacto, este curso que se inicia quiero poner en práctica el libro de JAM, quiero decir, que voy a usar el libro su libro de texto. Animo a los que lo conozcan o sepan algo de él, que se pongan en contacto conmigo. Me gustaría iniciar también un debate-diálgo con alumnos, tal como se sugiere en el libro. Espero vuestras noticas, un saludo de ánimo desde este fin de ..., pero también inico de ...
Mamateos


(Última edición:: 30/8/08 22:46)
29/8/08 20:14 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Ángeles
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/4/07      Advertencias: 0
La LODE, la LOGSE y la LOPEG fueron leyes pensadas (redactadas y aprobadas) acorde a la nueva forma de regirse nuestro país – democracia -; pretendían, imagino, dar solución a los problemas que padecía la educación obligatoria en España (faltaban centros de enseñanzas, existía: bastante absentismo y fracaso escolar, organización de centros no democrática, un profesorado poco formado en las nuevas corrientes pedagógicas, etc.). La LODE, la LOGSE y posteriormente la LOPEG proponen medidas para solucionar estos problemas, además de subir la edad de la educación obligatoria a los 16 años: aparecen los consejos escolares, se crean equipos psicopedagógico y plazas de pedagogía terapéutica, logopedia… se comienzan a adaptar los currículos: adaptaciones curriculares significativas y no significativas… Esto y la transversalidad de los contenidos de valores democráticos… más los de conceptos, procedimientos, valores y actitudes propuestos en las diferentes áreas de conocimientos para las enseñanzas obligatorias… y la propia filosofía y metodología LOGSE mejorarían en gran medida el panorama educativo, pero… aunque es cierto que algo cambió con la nueva legislación, también es verdad que no se consiguió todo lo esperado; además, el deficiente desarrollo legislativo, la división ideológica del profesorado, etc. darán lugar a problemas nuevos. Faltó compromiso por parte de la mayoría…

Muchas serán las causas, desde mi punto de vista, de los insuficientes resultados obtenidos tras la aplicación de la LOGSE: dotación presupuestaria insuficiente; información del profesorado (y de la sociedad) parcial sobre la nueva legislación; escasa formación docente sobre la fundamentación de esta ley, la metodología de enseñanza propuesta y la transversalidad de ciertos contenidos (no sé si no se comprendió la fundamentación, la transversalidad y la metodología LOGSE o es que muchos profesionales de la enseñanza no estaban de acuerdo con ellas); las editoriales adelantan el trabajo presentando programaciones y los profesores - que cuentan con poca información…, tiempo y en muchos casos ideología contraria - no hacen el esfuerzo de profundizar en la nueva legislación, se copia a las editoriales. Por otra parte, la participación - en la toma de decisiones - de los representantes de los diferentes sectores que componen los consejos escolares se volvió pronto ficticia… Tampoco ayudan las características de la emergente sociedad: todo parece valer, se cuenta con mucha y no siempre honorable información… En fin… después vino la LOCE… y más tarde la actual LOE.

Imagino que, queriendo mejorar la LOGSE, el nuevo gobierno socialista redacta… y se aprueba una nueva ley educativa, LOE - en ella aparecen cambios bienintencionados… Por ejemplo en cuanto a las enseñanzas de los contenidos referidos a Valores Democráticos, Derechos Humanos y otros Valores Éticos que de ellos derivan (valores tan necesarios hoy), aparece un nuevo área de conocimiento “Educación para la ciudadanía”.

Supongo que se pensó: “si la transversalidad no ha funcionado, habrá que incluir estos contenidos… dentro de una asignatura o área de conocimiento nueva - enseñada por… maestros y profesores (¿especialistas en filosofía?), que permitiera impartir estos contenidos de forma obligatoria y secuenciada… y así se hizo, pero pronto saltaron voces discordantes…

Parece que esta asignatura o área nueva es tomada hoy - en muchos centros - como una maría más… ¿Por qué?... ¿por herencia? Asignaturas como religión o política… han sido consideradas, durante décadas, marías; éstas eran, más que asignaturas, prédicas que no había que comprender ni discutir… se trataba por lo general de memorizar, recitar su contenido y “obedecer” sus prescripciones; no sé si esta herencia ha desaparecido, aunque lo que sí se escucha es que “Educación para la Ciudadanía” está cayendo en el saco de las marías, tras haber sido criticada por unos, defendida por otros e interpretada por cada grupo ideológico de forma diferente… ¿Por qué?
Porque no interesa a muchos, porque destaparía el pastel. Sí, el pastel, porque en el fondo de esta cuestión está, cómo no, la ideología... ¿Por qué?... ¿es que el significado de los valores éticos (comunes) intrínsecos en toda democracia es distinto para cada grupo ideológico?, ¿es que no significa lo mismo justicia, igualdad, libertad, tolerancia, solidaridad, etc. para unos que para otros? Cabría también preguntarnos: ¿Estamos de acuerdo los docentes en el significado de estos valores comunes? No lo creo ¿Creemos los docentes necesario enseñar estos contenidos? Imagino que unos sí y otros… no. No sé, pero intuyo que existen diferentes formas de entender (entre los demócratas) los valores comunes a toda democracia (la justicia, la igualdad, la libertad, etc.). Y esto no debería ser así, todos deberíamos entender de igual forma los significados de estos términos. Las diferencias ideológicas en democracia deberían ser más sublimes y las distancias más cortas…

La transversalidad tampoco sedujo a todos… A mí sí, porque todo docente es ejemplo, enseña a sus alumnos una serie de valores de forma transversal (en los que cree, currículo oculto). Y este es el problema, porque las sociedades democráticas necesitan entender unos derechos y deberes, exigirlos y acatarlos, así como comprender y comprometerse con los valores que brotan de estos derechos y deberes… Para ello tenemos que acordar sus significados. Los estudiosos… deberían ser los primeros en acordar significados… Aunque también en los centros educativos se podrían acordar de momento estos significados - los de los contenidos de las enseñanzas de valores democráticos comunes, para mí, transversales. Es necesario aclarar los significados de los valores comunes a toda sociedad democrática.
Las bases de una justa e ilustrada democracia, desde mi criterio, son: la educación, la participación y el acuerdo (y para intentar conseguirlo nada mejor que aprender y enseñar a pensar filosóficamente y concienciarnos y fomentar la concienciación en el respeto de unos valores democrática comunes claros y a acordar). Tenemos derecho a profundizar en el significado de la democracia… y aclararlo… por esto es también tan necesario saber pensar filosóficamente… para no tener que “comulgar con ruedas de molino”, para no estar embrollados…
Saludos a todos.
31/8/08 10:40 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
mamateos
Member


 

Localización: 
Registrado: 30/7/08      Advertencias: 0
Qusiera contestar al mensaje de Ángeles enviado hoy mismo. En cuanto al repaso legislativo que haces y las razones que lo mueven, estoy de acuerdo en lo que dices. Es más, creo que somos bien intencionados al valorar así estos cambios, pero lo contrario no sirve para nada y supondría pensar que el legislador y los políticos no tienen cabeza o hacen las cosas sin principios. Es cierto que en ocasiones la demagogia política nos agrede, pero pensar que ningún cambio legislativo obedece a alguna razón es aún más desolador. En efecto, creo como tú que la LOGSE fue una ley innovadora y que tenía razones de peso para proponerse. Algunas las has mencionado tú misma, añadiría, además, la entrada en la Unión Europea y los cambios que ello supuso de adecuación para nuestro sistema educativo. Es cierto que luego ese acceso más generalizado y "fácil" a la enseñanza secundaria se tradujo en fracasos varios. Por eso ha habido que rectificar. Con respecto a la LOE, que tendremos aún que hablar de ella, ya es una realidad y haces bien en juzgar la nueva materia desde la óptica que lo haces (al menos yo pienso como tú En efecto, la trasversalidad fracasó o al menos no dio los resultados esperados teniendo en cuenta el nivel educativo (en valores) de nuestros jóvenes, y había que buscar otro modelo. Miramos para Francia, por ejemplo. Y por qué no hacerlo? Es que acaso no tienen modelos educativos que se pueden estudiar y apoyar? Yo creo que sí. En cualquier caso, habrá que adaptarlos a nuestra propia realidad educativa. Por otra parte también existen recomendaciones europeas ( de la UE) e incluso internacionales, que recomiensan la presencia de estos contenidos educativos (los recogidos en la nueva materia) en los programas educativos de los países, como una necesidad y posible solución a las crisis existentes, o enfocado positivamente, a nuestro deseo de vivir mejor. Estoy convencida de que esta materia surge con este propósito. Quizás no se presentó de la forma adecuada, quizás se interpretó demagógicamnten por los partidos políticos, pero eso no justifica su desprestigio, o pensar que no es absolutametne necesaria. Otra cuestión importante, que ya tú misma insinúas, es quién debe impartir esta materia, quie´n debe determinar sus contenidos, cómo abordar unos contenidos que puedan ser unviersalizables.... Ese es el verdadero debate, y no si debe o no estar, o si se debe o no plantear objecci´pn de conciencia. Termino afirmando que esos contenidos deben estar marcados por acuerdos internacionales, teniendo como referencia el proyecto ético de los derechos humanos, que hasta ahora es el proyecto que mejor puede ayudarnos en neuestro empeño de dignificar la vida de los hombres. En este sentido estoy completamente de acuerdo con el proyecto de JAM y su visión de la enseñanza de la filosofía. La inteligencia humana cultivada por la educación es la esperanza, en esto tenemos que estar todos unidos. Pero aún dista mucho para que este proyecto sea ral a nivel internacional. La filosfoía puede ayudar a mostrar a nuestros alumnos (a los de la abundancia, a los de occidente) que aún hay mucho por hacer, que para que el proyecto sea real necesitamos contar con todos. Pero aunque esta idea parta de la filosofía en su explicación del mundo y del sentido de la historia, se necesita contar con el apoyo y concurso de todos: los dema´s profes, los políticos, la sociedad en su conjunto... El gran proyecto ético posible y pendiente necesita estos considerandos, pero no es solo una utopia, es posible... Y materias como educación para la ciudadanía y los derecho shumanos, o filosofía y ciudadanía, etc. deben ir dirigidas en este esfuerzo común. Por otra parte quisiera añadir que no es algo nuevo, también la trasversalidad de la LOGSE lo intentaba, y si me apu´rais, también en mi educación de BUP. en muchas de mis clases (filosofía, religiño´n, historia.. que yo he recibido) también me hablaban de estas cuestiones. Es cierto que con planteamientos distintos, con otras palabras, pero con un mismo denominador común: la necesidad de vivir bien, ser felices, estar informados, ser solidarios, ... No son estos valores los que impregnan la eduación desde siempre? (leeros las reflexiones sobre educación de Kant, por ejemplo) Bueno estamos en contacto, os deseo a todos un feliz incio de curso.
Mamateos
31/8/08 12:20 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Ángeles
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/4/07      Advertencias: 0
Me alegro que estemos de acuerdo, mamateos.

Con mi intervención anterior, mamateos, intentaba justificar – someramente - la necesidad de formar adecuadamente a nuestros alumnos, de ir enseñándoles a pensar filosóficamente (desde bien pequeños) y de hacerlo a través del análisis, primero, de lo más cercano, para ir desentrañando con ellos toda la realidad posible, descubriendo la historia del hombre, valores… los democráticos y los que no lo son…

Soy partidaria de a la asignatura de “Educación para la ciudadanía”, la percibo muy necesaria, aunque insuficiente (desde mi punto de vista, muchos de los valores por los que nos regimos, y nos regiremos a lo largo de nuestras vidas, los adoptamos bien pronto, en la niñez y adolescencia; y los adoptamos a partir de las conductas y enseñanzas de nuestros familiares, amigos, educadores, etc. y del conflicto entre las de unos y otros… Por ello, es tan necesario que se aclaren, al menos, los valores democráticos comunes, se enseñen y analicen en los centros educativos; mi propuesta pretende conseguir que los docentes se comprometan con unos valores democráticos comunes acordados – sus significados - por ellos mismos, al menos, mientras se aclaran internacionalmente, como dice mamateos. Acordar unos valores democráticos – significados – implicaría seguramente mayor compromiso con ellos y a la hora de mostrarlos transversalmente; sería muy interesante acordarlos entre padres y profesores, aunque reconozco que esto hoy es… impensable, por lo que en un principio – aunque también lo veo muy complicado, pero no imposible - se podría empezar porque sean los profesores los que los acuerden e informen a los padres… El impulso y colaboración de las administraciones… sería imprescindible.

Soy partidaria de unos contenidos transversales desde infantil no sólo para que nuestros alumnos vayan distinguiendo entre lo que está bien, menos bien o mal según el código democrático y ético… sino para que además vayan aprendiendo a analizar… los hechos, conductas, etc. – y a pensar con sabiduría, a analizar el por qué esto está bien, no tan bien o mal, etc. según estos códigos y a elegir… a ser competentes en: saber pensar y decidir…

Creo que es muy importante que nuestros alumnos aprendan el verdadero y profundo significado de la democracia, de los valores éticos que implican, de los derechos que se tienen cuando se vive en ella y de los deberes que son obligatorios cumplir. No podemos obligar a nadie a estar de acuerdo con estos valores – comunes - o principios, pero sí al deber de comprometerse con ellos, si se vive en democracia.

En ocasiones se malinterpreta o resta significado a esta forma de gobierno y vida en sociedad por... intereses… Muchos comprimen en exceso su significado y lo dejan asfixiado en ese “exijo mis derechos”, o en el “todo vale”…

En no pocas ocasiones se enmarañar los significados de valores como libertad, justicia, igualdad… Nuestros alumnos tienen derecho a saber y a comprender los “verdaderos” (al menos, acordados) y profundos significados de los valores democráticos y para que los aprendan bien y los distingan en cualquier momento tenemos que mostrarles sus “verdaderos” significados y el matiz de las comillas, tenemos que investigar en ellos… También tenemos que enseñarlos a analizar, deducir, a discernir la verdad de la falsedad o de las medias verdades según este código o códigos, a descubrir la manipulación, a decidir… y seguramente, una vez conocidos y valorados, se comprometan con ellos e… intenten mejorarlos... contribuir al bien común…
Saludos
1/9/08 19:19 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
mamateos
Member


 

Localización: 
Registrado: 30/7/08      Advertencias: 0
Aquí estoy de nuevo, tras esta primera semana de inicio de curso. Empieza el Otoño al menos tras la ventana de Madrid este sábado ya desde la mañana temprano. El curso parece inminente, se aproximan cambios, novedades de última hora. Las editoriales con sus nuevos libros visitan apresuradamente todos los Institutos, los padres preguntan un tanto desconcertados, el currículo de las materias de Bachillerato (optativas) acaban de ser publicados, ... Se aproximan cambios, inicios, ... pero con un denominador común. La educación en contenidos es la gran referenciada (los bajos niveles en matemáticas, lengua,....), la educación en valores la gran olvidada sino polemizada. No ocurrirá, quizás, que una tiene relación con la otra?, ¿Podría ocurrir que la falta de educación en valores sólidos (incluidos los democráticos de los que habla Ángles) sea la causa o implique también en bajo rendimiento de los contenidos conceptuales? La motivación influye en la educación, pero la motivación también hay que educarla, y se educa con valores. Estoy de acuerdo con el mensaje anterior de Ángeles. Esta educación tiene que partir de la infancia. La experiencia pone de manifiesto con crudeza que ciertos hábitos que no se adquieren desde niño, es muy difícil, quizás no imposible, pero muy difícil de adquirirse más adelante. La educación se convierte, pues, en un proyecto de la humanidad, como ha escrito JAM, forma parte del proyecto ético de la dignidad humana, son el fundamento, la base, sobre la que asentar el edificio. Es cierto, que hacen falta otros acuerdos, políticos, económicos, etc. Pero la eduación constituye la forma más definitiva de lograrlo de una forma genérica. Los valores comunes compartidos, sostenidos, exigen una solidaridad, tanto en nuestro territorio, como fuera del mismo, si queremos realmente un mundo mejor. Este proyecto, sin duda uno de los más importante, o el más importante pues los demás dependen en gran medida de él, insisto, no es posible sin compromisos, acuerdos, valores e ideales compartidos. ¿Qué otra forma más eficaz podemos encontrar para encontrarlos y adotarlos que a través de la educación? Educación en un doble sentido. Uno primero de búsqueda, de reconocimiento e identificción de esos valores imprescindibles. En este campo los grandes pensadores, creadores éticos son un legado imprencindible, venidos de la filosofía, la historia, la religión, la política, etc. A partir de ellos y el debate con nuestro contexto histórico real, tienen que salir ese mínimo de valores comunes necesarios. Un buen ejemplo son los derechos humanos. Educación, después, en un segundo lugar. El compromiso de una sociedad por encontrar el medio y la forma adecuada de que esos valores lleguen a las nuevas generaciones. En este caso nos movemos en la eduación como Institución. Pero no podemos estar solos, somos parte de un proyecto, y así debería presentarse la eduación como profesión, como servicio público. Estoy de acuerdo también, que aunque los profesores de filosofía o materias como educación ético cívico, están más volcadas en este proyecto, este va más lejos, y debe implicar a otras materias y otras edades. Por supuesto. La filosofía puede aportar, ya en la madurez del niño, en su adolescencia, un complemento fundamental. Reflexionar, repensar, pensar, sobre el bagaje cultural y de valores necesarios que les hemos trasmitido. Porque también necesitamos nuevas soluciones, creadores éticos, de alguno de ellos partirán ideas y soluciones nuevas para ese proyecto común, previamente vivenciado, estudiado, etc...
Bueno, ¿qué os parece? Seguimos en contacto, os deseo a todos un buen inicio de curso escolar, o de otoño prematuro...
mamateos
6/9/08 09:35 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Ángeles
Member


 

Localización: 
Registrado: 26/4/07      Advertencias: 0
Me ha gustado mucho lo que dice mamateos sobre… “también necesitamos nuevas soluciones, creadores éticos, de alguno de ellos partirán ideas y soluciones nuevas para ese proyecto común, previamente vivenciado, estudiado, etc.” y estoy de acuerdo, ojalá aparezcan pronto… pero mientras aparecen… me gustaría comentar la diferencia que creo existe entre saber pensar a secas y saber hacerlo éticamente.

Cuando hablamos o escribimos, a veces, da la sensación que son pocas las personas que saben pensar, pero esto no creo que sea así, pensar sabemos todos, aunque unos lo hagan más metódicamente que otros o más éticamente o ambas cosas a la vez… supongo que el grado de método y ética que adquiera el pensamiento de una persona dependerá principalmente de la formación recibida y de la conciencia elegida de entre las conocidas. La mayor diferencia entre sólo saber pensar (metódicamente) y saber hacerlo, además, éticamente está en tener más o menos en cuenta al otro… El que piensa éticamente sabe ponerse en el lugar del otro, sacudirse el egoísmo… aunque con esto le quede algún deseo… insatisfecho.

Desde mi punto de vista, saber pensar metódica y éticamente conlleva no dejar de sentir curiosidad por el origen y el fin de las cosas, ni de aumentar conocimientos; permite saber integrarlos en los previos, sentirlos útiles, utilizarlos cuando sean precisos - pero siempre con fines dignos y justos - saber pensar así significa entender con la máxima precisión posible las intenciones de las informaciones que nos llegan, es decir, analizarlas, sintetizarlas, criticarlas y convertirlas en aprendizajes válidos. Así pues, saber pensar de este modo también comporta - tras conocer el verdadero significado de los valores acordados, en los que se asienta una democracia como la nuestra - comprometerse con ellos: defenderlos y aclararlos, o sea, no tergiversarlos en beneficio propio, no dejarse manipular por nadie que los quiera deformar en su provecho, denunciar cualquier tipo de maniobra detectada en este sentido, limpiarlos y optimizarlos. Así que cuando conozcamos estos significados tendremos que estar alertas para no confundirlos con los propios - que pueden no corresponderse enteramente con éstos, pueden pertenecer sólo a la esfera de lo personal o… (no podemos defender ningún credo ni doctrina religiosa, como única, dentro de un país con libertad de conciencia y cultos - que no salgan del marco constitucional).

Para conocer los significados y la naturaleza de los valores éticos - en los que se asientan los Derechos Humanos y una democracia como la nuestra - es interesante, desde mi punto de vista, reflexionar, aunque sea someramente, sobre la Ética, a pesar de que ésta a día de hoy (que sepa) no tiene unos significados universales, ni una postura común sobre la naturaleza de los valores de los que trata; hay quienes piensan que éstos valores son subjetivos (cada persona los interpreta según su criterio), quienes los consideran objetivos (existen por encima de toda visión subjetiva) y los que creen en posturas intermedias. Así que a día de hoy (que sepa) no se sabe cual es el verdadero significado de estos valores, ni la verdadera naturaleza de los mismos, ni que paradigma es más cierto. Lo único que parece claro es que se han acordado unos significados sobre algunos de estos valores éticos a nivel internacional (justicia, libertad, solidaridad, etc. - Declaración Universal de Derechos Humanos, ONU), se han universalizado y comprometido a respetar los países firmantes.

En democracia tenemos voz y voto, los mismos derechos, etc.; cada persona puede tener su propia idea de hombre, de sociedad y sus propios significados de justicia, libertad, etc., de hecho los ciudadanos tenemos una ideología - moral propia influenciada por el grupo en el nos educamos, pero, en democracia, también se acuerdan unos significados comunes sobre valores venidos de la reflexión ética. Acuerdos que todos deberíamos conocer y respetar, aunque en parte no concuerden totalmente con nuestra ideología - moral más íntima…

Las constituciones de los diferentes países democráticos recogen dichos acuerdos, que todos debemos conocer… y de hecho creo que la mayoría conocemos. Entonces, ¿cuál es el problema? Desde mi criterio, el principal, la confusión que nos puede acarrear el identificar Ética y Moral. Entendiendo por Moral al conjunto de creencias que asumimos los humanos sobre las conductas del hombre en sociedad, por lo general, aprendidas en el grupo social en el que nos desarrollamos y que, bastantes veces, son impuestas (normas) o copiadas, y están relacionadas con las normas, las costumbres… religiones, amor, miedo, … y (entendiendo) por Ética a la parte de la filosofía que trata de la teoría de la Moral, es decir, la disciplina que estudia las costumbres comportamentales del individuo en los distintos grupos y lanza teorías sobre las conductas del hombre y de la sociedad, que parecen más responsables y benignas en relación a la felicidad de todos...

Los valores, en los que se fundamenta la Declaración Universal de los Derechos Humanos y las constituciones de países democráticos como el nuestro, son éticos, inspirados en la Ética, en la ciencia, hijos del estudio y el acuerdo, así que no podemos confundirlo con nuestra moral personal, principalmente, venida de la costumbre, y aprendida en el grupo… No obstante, aunque conozcamos teóricamente el verdadero significado de los valores éticos, en los que nuestra democracia se sustenta, hay que decir que no es nada fácil desligar estos significados de los de la propia moral...

Forzamos las morales personales cuando los significados de los valores de justicia, libertad y solidaridad - fundamento de los derechos y deberes… pactados - son acordados, porque, si bien, en el acuerdo teórico se ven reflejadas todo tipo de moral democrática, en la práctica, en no pocas ocasiones, uno se pregunta: ¿qué refrendé? Llegados a este punto unos y otros utilizamos mil y un argumento para convencer a los otros de que lo que allí dice (lo que se firmó no quiere decir lo que parece que dice; los motivos de este reinterpretar los derechos acordados una y otra vez, de ese salirse del marco sin querer salirse, viene, según mi criterio, del cargo de conciencia que nos crea la moral personal, porque ciertamente hay casos prácticos de algunos derechos que nos llevan a la duda y a la incertidumbre (derecho a la vida y aborto y derecho a la vida y eutanasia) y puede que sea porque son cuestiones tan personales que sólo debieran acordarse con uno mismo, no traspasar la esfera de lo privado. También puede que en algunas constituciones democráticas existan acuerdos que deban cambiar, porque se salgan del marco de los derechos humanos…

Sin embargo hay otros derechos (de justicia y solidaridad) que tienen una sólo lectura, como por ejemplo el derecho a la educación (obligatoriedad y gratuidad), aunque todavía sean muchos los que se empeñen en buscarles más de una lectura. La educación, al igual que la asistencia sanitaria debe ofrecer a los ciudadanos lo mejor de lo mejor; del mismo modo que la sanidad debe procura los mejores médicos, tratamientos, técnicas, etc. con el fin de sanar… a los enfermos, la educación debe valerse de buenos profesionales, contenidos, métodos… para formar a niños y adolescentes. Y… ¿dónde habrá que acudir para encontrar los mejores tratamientos… y métodos de enseñanza, etc.? Allí donde estén… seguramente donde se investiga y se demuestra que aquello es mejor que lo anterior… Los gobiernos deben estar con los estudiosos, con los investigadores… con los acuerdos éticos… Y en educación creo que entre lo mejor se encuentra el enseñar a nuestros alumnos a pensar, el que aprendan a pensar metódica y éticamente para que puedan llegar a comprender la realidad - a cuestionársela -, los verdaderos significados de esos valores en los que se asienta una democracia como la nuestra... Y… ¿cómo podemos enseñarles a pensar así? Creo que a través de los procesos de enseñanza - aprendizaje sobre los verdaderos significados de estos valores acordados, entre otras cosas.

Pero, ¿cómo podemos enseñarles los significados de estos valores?, ¿por qué tenemos que enseñarlos a comprometerse con ellos?, ¿cómo podemos enseñarlos a detectar a los impostores (los que conociendo sus verdaderos significados lo manipulan sin razones de peso en su propio beneficio)? O… Habrá que meditarlo. Tal vez, esta página, la de José Antonio Marina, sea buena tribuna para reflexionar sobre ello, para que intentemos aclarar estos significados, así como detectar cuando estamos o están mezclando la moral personal con la acordada…
Saludos
23/9/08 22:27 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
mamateos
Member


 

Localización: 
Registrado: 30/7/08      Advertencias: 0
Contestando a la intervención de Ángeles, de ayer. Algunas observaciones, teniendo en cuenta las lúcidas obras de JA Marina. En primer lugar, quisiera matizar la diferencia entre pensar y pensar bien, que es como creo que se podría matizar la diferencia que estableces entre pensar metódicamente y éticamente. En efecto, pensar es una actividad universal del humano siguiendo unos esquemas y patrones estudiados. También es cierto que hay muchos tipos de pensamiento, el poético, artístico, filosófico, etc. El pensamiento racional, que busca las razones es el propiamente filosófico. En él se apoya también el pensamiento ético, que busca las razonse y argumentos del obrar bien y de los valores moralmente buenos, etc. La tesis optimista de JA es que al igual que existen criterios científicos para buscar la verdad objetiva, existen también para buscar el bien moral. Incluso podría decirse que estos criterios son muy parecidos a los científicos. Sopesar, comparar, probar, buscar argumentos que fundamenten la verdad, etc. Precisamente, tal como se recoge en el libro de texto PROSOFIA de 1º de Bachillerato, este es el punto de partida de la filosofía a la hora de ser explicada a los alumnos. En este libro se empieza justamente por este planteamiento que sugieres. La primera unidad está destinada al pensamiento, a investigar qué es el pensamiento y el tipo de pensar que es propio de la filosofía. Se entiende que este es el punto de partida y el origen vital o antropológico de la filosofía. Este es el que posibita su desarrollo posteior en el tiempo (en este caso hablaremos ya de origen histórico de la filosofía)
La ética es por tanto fruto de la inteligencia humana, un esfuerzo de la inteligencia humana por construir un proyecto de humanidad basado en unos valores que consideramos esenciales. No son valores naturales, sino valores inventados, proyectados, no se encuentran en la naturaleza entendida como biología, son fruto de una segunda naturaleza humana, la cultural. Hemos inventado un orden nuevo para nuestra vida en común, no queremos regirnos por la ley de la naturaleza, por la ley del más fuerte. Fruto de este deseo y empeño (proyecto humano) la inteligencia humana, la inteligencia ética, inventa la ética. Es curioso y muy interesante cómo interpreta JA la ética. No es solo una reflexión sobre la moral, sino que esa búsqueda está encaminada a buscar un fundamento universal, unos valores que puedan ser considerados los más sólidos, razonados, etc. Por eso identifica ética con la búsqueda de una moral universal. En ese proyecto está empeñada la inteligencia humana. Y de su logro y consolidación depende la humanidad. Esto es lo que creo debe ensañarse y transmitirse a nuestros alumnos. La ética no es una mera reflexión, un buscar tres pies al gato. Por el contrario, see trata de un saber práctico, el ma´s de todos, porque está encaminado a cosntruir, cimentar las bases de una convivencia cada vez más interplanetaria. Es cierto que es un proyecto, es cierto que para mantenerlo se necesitan muchos elementos, políticos, económicos, sociales, etc. Pero está claro que la dignificación de la vida humana depende de este proyecto. Si queremos mantenerlo, si queremos realmetne vivir bien, que es el propósito de la ética, son necesarios ciertos considerandos, ciertas bases, fundamentos, para qu eno se nos caiga el edificio. Este edificio es el proyecto ético de la dignidad humana. Es frágil, fruto de nuestra inteligencia. Y para que se mantenga en vuelo, y no se caiga, necesida un fundamento sólido: éste el respeto y cumplimiento de lso derechos humanos, con las obligaciones, deberes y derechos que ello conlleva. Bueno, te he explicado en esencia cómo entendemos un curso de filosofía. Quizás he sido demasiado "profe". No he podido evitarlo, empezado el curso, justamente este el planteamiento que ahora mismo estoy explicando a mis alumnos de 1º de Bachillerato. De momento creo que están de acuerdo, pero tan solo estamos empezando. Espero que podamos seguir en contacto, contaré también qué objeciones encuentran mis alumnos, de momento parecen asentir. Un saludo.
mamateos
24/9/08 19:54 Vínculo - Ip: Registrado - Cita:
Inicio del foro > FORO DE MOVILIZACIÓN EDUCATIVA > La filosofía. 9ª competencia educativa > LA NOVENA COMPETENCIA
Páginas: 12 (Primera página ... << 1 2 3 4 [5] 6 7 8 9 >> ... Última página)
Respuesta rápida
Necesita acceder como usuario ántes de poder dejar un mensaje.
acerca de | nota legal | condiciones de uso | contacto | Optimizada para Internet Explorer 800x600
© Empresas Filosóficas S.L. | joseantoniomarina.net | | Diseño web nommac