DESARROLLO AFECTIVO Y SOCIAL 
Félix López, Itziar Etxebarria, María Jesús Fuentes, María José Ortiz
§ Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, S.A.), 1999
Nº de páginas: 430

Resumen y traducción:
 

COMENTARIO


INDICE
PARTE 1: DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 1. EL DESARROLLO DEL APEGO DURANTE LA INFANCIA

¿Qué se entiende por la palabra apego? Este es el punto de partida desde el que el autor comienza este capítulo, presentándonoslo como un vínculo dentro del sistema intrafamiliar que une y constituye la organización de la familia, entendiendo que, el vínculo afectivo es el denominador común en las relaciones que dentro de la misma se establecen, ya que responde a la necesidad de sentirse seguro y protegido de manera incondicional. Son varias las teorías que asientan la idea de que las personas están preprogramadas para establecer el vínculo del apego desde los primeros meses de vida, a través de la activación de determinadas características que surgen de la interacción de la actividad del niño con la de sus padres. De este modo vamos estudiando la evolución del lazo afectivo desde los primeros meses de vida (en los que hablaremos de formas privilegiadas de interacción) y “descifrando” aquellas características del sistema de apego que permanecen estables a lo largo del tiempo, y que representan, los tres patrones básicos en los que podemos englobar la actitud del niño. Siguiendo con un hilo conductor paralelo al desarrollo, se abarca el periodo escolar como significativo a la hora de explicar los cambios e inseguridades que éste va a experimentar, si bien, se nos muestran una serie de medidas para favorecer su seguridad emocional. Por último, la rivalidad y apego hacia los hermanos y en la niñez intermedia nos harán ver como va cambiando el sistema de relaciones dentro de la familia, fruto entre otras cosas de la inclusión de variables como un mayor desarrollo de las capacidades de comunicación verbal y de un mayor conocimiento social y de autocontrol.


DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 2. EVOLUCIÓN DEL APEGO DESDE LA ADOLESCENCIA HASTA LA MUERTE

Cuando el menor llega a la pubertad y adolescencia se inicia el proceso de independencia del sistema familiar. Si por un lado, siguen siendo fundamentales las figuras de apego desarrolladas en la infancia (madre-padre-hermano/s), por otro, el adolescente se va separando de ellas para “abrirse” a otras: amigos, pareja. Este cambio no es fácil, pues en ocasiones supone una relación aparentemente contradictoria con los padres de unión-separación, sin embargo, se constata mediante dos investigaciones realizadas, que la figura de los padres se mantiene y considera importante, a la par que va ganando enteros la pareja sexual llegando a ocupa un lugar relevante. A través de otras investigaciones que nos muestra el autor, se observa la evolución de las figuras de apego, se trata de una reestructuración personal primero y más tarde familiar conforme se van dando nuevas etapas en el ciclo vital: adulto joven sin pareja e hijos, adulto en pareja y sin hijos, adulto con pareja y con hijos. Las dificultades y relaciones de apego en la última parte de la vida va a ser un punto importante en este capítulo ya que al ser tan diferentes, van a venir marcadas por las circunstancias particulares de cada uno, desde estas peculiaridades personales, el autor “extrae” tres -estilos amorosos- que serán complementados por las teorías de otros autores.


DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 3. EL DESARROLLO EMOCIONAL

El punto de partida al abordar este capítulo va a ser el valor de las emociones como organizadoras y motivadoras de la conducta y como señales comunicativas. Ellas nos dicen qué hechos son verdaderamente importantes para la vida -sensibilidad emocional- y guían y organizan la conducta actuando como señales de comunicación -respuesta emocional-. Así, a lo largo del capítulo se va tratando el desarrollo emocional siguiendo una secuenciación lógica desde la primera infancia hasta la adolescencia. Durante este período el niño experimenta multitud de emociones que son interpretadas a su vez de diferentes maneras según la etapa en que estas se den. Los contenidos que aborda el autor versan en torno al desarrollo paulatino de esas emociones: el valor de la comunicación en un primer momento, el reconocimiento propio de las emociones y la empatía para reconocer y compartir los estados afectivos, el desarrollo de la regulación emocional y el concepto de sí mismo, la comprensión emocional unida a la capacidad de regulación de la intensidad y duración de los estados y respuestas emocionales, la adquisición de unos mayores niveles de empatía y desarrollo emocional en la adolescencia. Todos estos aspectos suponen el estudio de los cambios evolutivos en la expresión, la comprensión y la regulación emocional y la capacidad para empatizar con los sentimientos de los demás, pero no debemos olvidar las diferencias individuales que se dan en estos procesos, hecho al que se refiere de forma breve la segunda parte del capítulo.


DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 4. EL DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO SOBRE LA SOCIEDAD

El autor trata en un primer momento de crear un “marco de entendimiento” pues el mundo social caracterizado por la diversidad, no es sino algo confuso, complejo y abstracto. Mediante lo que unos autores denominan “conocimiento social”, se intenta englobar todos los elementos que de alguna manera afectan al individuo, ya sea de manera intrínseca o extrínseca. Los temas, aspectos y campos del mundo social son igualmente variados destacando los referidos al funcionamiento económico y orden político; todos ellos, se rigen por características propias que diferencian unos modelos sociales de otros y estas se basan en: normas o reglas, valores, informaciones y explicaciones, así las diferencia, distingue y explica el autor. De este modo nos introduce en la importancia en el desarrollo de las nociones básicas económicas por su proximidad con el desarrollo del niño y mediante investigaciones muestra la evolución y madurez del pensamiento a este respecto conforme va creciendo. En esta misma línea se abordan los temas de la movilidad social y el prestigio de las profesiones e igualmente a través de ejemplos, vamos viendo los diferentes niveles de explicación de los niños a preguntas relacionadas con este campo y la diversidad de respuestas que ofrecen conforme va creciendo su nivel de desarrollo intelectual. A modo de reflexión, se nos presentan los tres niveles de conocimiento social que va adquiriendo el niño, dándonos una visión de la sociedad que poco tiene que ver con la que nosotros vivimos y experimentamos.


DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 5. LOS GRUPOS, LAS INTERACCIONES ENTRE COMPAÑEROS Y LAS RELACIONES DE AMISTAD EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA

Entendiendo que el objetivo de este capítulo es analizar las relaciones sociales de los niños con sus iguales. El autor a modo de introducción nos presenta una serie de mecanismos y peculiaridades de aprendizaje que el niño “absorbe” a través del contacto con sus iguales, así y de forma paralela, podemos entender su evolución hasta la adolescencia teniendo presente su interacción con el tipo de juego, que supone un reflejo de sus avances cognitivos y relacionales a lo largo del desarrollo. Ello no significa que la familia no tenga influencia en la competencia social del niño pues la tiene y mucha desde diferentes variables: relación de apego, creencia, estilo educativo. Las formas de interacción que llevan a cabo los niños para relacionarse con sus iguales y resolver los conflictos va a ser la piedra angular del capítulo ya que no sólo se nos citan estas estrategias de “resolución de conflictos” sino que se evalúan y extraen conclusiones acerca de aquellos que resultan ser socialmente competentes, frente a los que tienen problemas en sus relaciones sociales al no obtener un óptimo grado de aceptación por parte del grupo, pudiéndolos clasificar en uno u otro tipo de estatus según nos indiquen las técnicas sociométricas. El capítulo finalizará con el concepto de amistad y los comportamientos que caracterizan esta relación en las distintas etapas del desarrollo.


DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 6. EL DESARROLLO MORAL

Nos ofrece una revisión de las aportaciones realizadas desde distintos enfoques. psicoanalítico, cognitivo-evolutivo y las teorías del aprendizaje en un intento de ofrecer una visión del desarrollo moral lo más completa posible. El primero de los enfoques se centra en el mundo de lo afectivo y su interés principal son los afectos morales, Freud como mayor precursor nos muestra la génesis de la conciencia moral desde la evolución del ser amoral, pasando por el yo hasta llegar al super yo. El segundo de los enfoques centra su objeto de interés en el razonamiento o juicio moral, siendo el propio sujeto quien lo alcanza a través de su desarrollo cognitivo y la estimulación que le proporciona la interacción social. Aquí encontraremos a tres de las figuras destacadas en este enfoque junto a la evolución de cada una de sus aportaciones. Por último, se nos mencionan las teorías del aprendizaje y del procesamiento de la información cuya tesis sostiene que la conducta moral se adquiere a través de una serie de procesos de aprendizaje, siendo las experiencias a las que se ve sometido el sujeto quienes producen los cambios a lo largo del desarrollo moral.


DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 7. DESARROLLO DEL ALTRUISMO Y LA AGRESIÓN

Se examinan estas dos tendencias humanas básicas desde un mismo marco de exposición. Se definen ambos conceptos con la mayor claridad posible apoyados en las teorías que de ellos se derivan y se muestran las tendencias evolutivas de los mismos, siguiendo una secuenciación lógica que comienza con la pregunta: ¿Cuándo comienza en los niños un comportamiento en el que se pueda reflejar una actitud altruista/agresiva? Esta y otras cuestiones nos ofrecen una visión más completa de ambas tendencias complementadas por las diferencias sexuales en cada una de las conductas y la obtención de resultados, teniendo presente la influencia que sobre las mismas pueden ejercer los factores sociales y culturales.


DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

CAPITULO 8. DESARROLLO DEL YO

Se trata de un paso obligado en cualquier aproximación evolutiva a la construcción de la persona y sus relaciones sociales. El autor va “mascando” la evolución de este concepto desde el denominado “preludio del sentimiento de personalidad”, o lo que es lo mismo, esa primera predisposición para la interacción social cuando es un bebé, pasando por los primeros signos de autorreconocimiento, el afianzamiento de su propia conciencia a través de manifestaciones conductuales y los diferentes cambios en el autoconcepto hasta la adolescencia, cambios tan importantes como complejos. Todo ello desembocará en la construcción de la identidad en la que preguntas referentes al futuro, presente, valores y creencias entrarán en juego desde su naturaleza psicosocial. A esta identidad va unido su género que supone una forma de reconocimiento de las diferencias hombre-mujer desde el nacimiento. Por último el autor trata el tema de la autoestima como conjunto de sentimientos y valoraciones con respecto a uno mismo, resultando más fácil y estable cuando conocemos las expectativas, aquello que se espera de nosotros y podemos evaluar.

PARTE 2: LOS AGENTES DE SOCIALIZACIÓN

LOS AGENTES DE SOCIALIZACIÓN

CAPITULO 9. LA FAMILIA Y SU PAPEL EN EL DESARROLLO AFECTIVO Y SOCIAL

El autor vuelve a retomar este tema confirmando su importancia desde la psicología evolutiva y como contexto más deseable de crianza de un niño, y lo hace siguiendo una secuenciación que pretende llevarnos desde la estructura o modelo más básico: el modelo tradicional, hasta el que se denomina de construcción conjunta e influencias múltiples. Durante este recorrido se van a poner en evidencia las carencias del primero intentando “desmitificar” la exclusividad que al mismo se le concedía; se justifica la insuficiencia y caducidad de sus estilos de socialización, pues obvian rasgos tan importantes como la influencia genética, factores ambientales u otras influencias que ocurren a lo largo de la infancia en contextos diferentes del familiar. Todo ello sirve de reflexión para tener en cuenta que los estilos educativos no siempre obedecen a criterios de racionalidad y están determinados por factores que exceden al microsistema familiar.


LOS AGENTES DE SOCIALIZACIÓN

CAPITULO 10. LA INFLUENCIA DE LAS PANTALLAS EN EL DESARROLLO SOCIOAFECTIVO

No hablaríamos de la televisión si no fuera la tercera fuente de influencia junto a la familia y la escuela. La implicación emocional del niño se ha convertido en “el enganche” para su atracción, de ella que se deriven muchas respuestas empáticas y experiencias emocionales, más aún cuando entran en juego tanto factores personales como de otra índole, pudiéndose convertir algunos de los personajes en modelo de referencia, de imitación e identificación. Las respuestas que obtengamos del niño pueden ser de aceptación o rechazo según las emociones y sensaciones que tenga, siendo lo más importante aunque no fácil, aprovechar este medio como factor de desarrollo social y emocional.


LOS AGENTES DE SOCIALIZACIÓN

CAPITULO 11. EL PAPEL DE LA CULTURA SOBRE EL DESARROLLO PERSONAL Y SOCIAL

No existe una cultura única, las notas de identidad de cada uno de los países hacen que podamos hablar de diferentes variaciones culturales y, por lo tanto, de distintos estilos de crianza y socialización. Aunque podamos adoptar el concepto de cultura como aquel que pone el acento en los aspectos tanto simbólicos como conductuales (llegando al nicho evolutivo como unidad de análisis), el autor a través de las diferencias intraculturales, nos presenta una realidad más amplia, y es que, aún coincidiendo en la propia cultura, el hábito, la perspectiva sobre las cosas, el estilo conductual, los valores, las actitudes y por ende, el apego y clima emocional, pueden ser percibidos de forma diferente.


LOS AGENTES DE SOCIALIZACIÓN

CAPITULO 12. CULTURA, INTERSUBJETIVIDAD Y RELACIONES DE GÉNERO: NORMALIZANDO MUNDOS

Tomando como punto de partida las diferencias entre las nociones de sexo, género e identidad y la delimitación de estos conceptos para añadir otros, el autor nos va a presentar las tres grandes teorías relativas a la adquisición de género; premisas como la adquisición de la identidad sexual, la interrelación parental, la adaptación al sistema de valores, la interiorización de los estereotipos de género y la construcción social de éste, van a ser fundamentales a la hora de intentar explicar este concepto y acentuar sus diferencias para su mejor entendimiento. Las categorías de género son plurales y duraderas ya que son transmitidas por la educación y el entorno y quedan reflejadas en infinidad de mensajes “cotidianos”, aún así, los modelos de identidad construidos en función de la diferencia sexual y que se materializan en pautas culturales, no deben ser la única distinción a la hora de diferenciar el género pues derivaría en una discriminación en la que la desigualdad no significara diversidad.

PARTE 3: PROMOCIÓN DEL DESARROLLO AFECTIVO Y SOCIAL

PROMOCIÓN DEL DESARROLLO AFECTIVO Y SOCIAL

CAPITULO 13. LA INTERVENCIÓN EN LA FAMILIA

Se trata de un capítulo de reflexión, recordatorio e intervención, pues en él se exponen las diferentes teorías y líneas de intervención cara a mejorar el funcionamiento familiar; aspectos anteriormente tratados como el apego, la accesibilidad de los padres, la aceptación dentro del grupo familiar, van a ser fundamentales para una interacción positiva entre los miembros del grupo. Las diferentes teorías que se exponen van a ir añadiendo elementos nuevos y a través de ejemplos justificando sus tesis. Las reflexiones acerca de las funciones de la familia nos van a afianzar en la idea de su complejidad y las propuestas de actuación pretenden ayudarnos en esta tarea, si bien es cierto, nunca un modelo posee recetas mágicas sino pequeñas pautas a modo de guía.


PROMOCIÓN DEL DESARROLLO AFECTIVO Y SOCIAL

CAPITULO 14. INTERVENCIÓN EDUCATIVA PARA LA PREVENCIÓN Y EL DESARROLLO SOCIOAFECTIVO EN LA ESCUELA

¿De qué podríamos hablar si relacionamos la escuela con lo socioafectivo?¿A qué nos referimos?¿Dónde se incluye y trata este tema en la escuela?¿Acaso existen contenidos específicos dentro de la misma?¿Qué aspectos son precisos trabajar y entrenar en los distintos ciclos escolares? Estas son las preguntas que intenta responder este capítulo, y lo intenta hacer dándonos una justificación teórica y práctica. Desde el currículo formal y desde el “implícito” se intentan delimitar los contenidos que deben impartirse en la escuela ya que se considera a este marco el idóneo para trabajar y reforzar determinadas habilidades de educación afectiva, sociocognitiva y de comportamiento, además de aquellas que se refieren al modo de establecer las relaciones interpersonales, abordaje de las normas y resolución de conflictos. La última parte del capítulo y más práctica, trata de hacer una breve exposición de los principales programas de intervención educativa para el desarrollo socioafectivo que se han ido dando históricamente.


PROMOCIÓN DEL DESARROLLO AFECTIVO Y SOCIAL

CAPITULO 15. LA PREVENCIÓN DEL MALTRATO INFANTIL

El autor nos introduce en la cruda realidad del maltrato delimitando su concepto, aclarando sus tipos e intentando en un primer momento “despejar” falsas afirmaciones que de comunes, pueden tener confundido al lector. Siguiendo esta misma línea, se llega hasta el entendimiento del maltrato como un -continuo- en el que convergen disfunciones en el interjuego entre el desarrollo del niño y las condiciones y relaciones que afectan a ese desarrollo y en el que los factores potenciadotes y duraderos acentúan este hecho. La segunda parte del capítulo igualmente pretende dar respuesta a otros interrogantes que ahora tiene por misión prevenir el maltrato. Distintos estudios que hacen referencia a la prevención primaria, secundaria y terciaria intentar darnos indicios y datos que nos acerquen a la solución del problema, una solución que se antoja complicada desde todos los puntos de vista, quizás porque no es exclusiva y resulta complejo definir objetivos que se concreten en actitudes o conductas específicas de prevención.