Apprendre. Une question de stratégies.  
Aprender. Una cuestión de estrategias. 
Développer les habilités liées aux fonctions exécutives
Desarrollar las habilidades de las funciones ejecutivas
Gagné, P.P., Leblanc, N. y Rousseau, A.
Chenelier, 2009
Nº de páginas: 0

Resumen y traducción: Jose Antonio Marina
 

COMENTARIO

Las investigaciones sobre el cerebro ejecutivo son relativamente recientes, en especial las que hace referencia a la educación. Este libro demuestra que la calidad de la pedagogía canadiense. En los programas de la UNIVERSIDAD DE PADRES hemos incorporado los conocimientos principales de la inteligencia educativa: autorregulación emocional, educación de la atención, construcción de la voluntad, virtudes de la acción. En el fondo de estos programas está la teoría de la inteligencia que he expuesto en todos mis libros. Lo que caracteriza a la inteligencia humana es, precisamente, el ser una inteligencia en dos niveles: la inteligencia computacional, que asimila y elabora la información, cognitiva o afectiva; y la inteligencia ejecutiva, que se encarga de poner en marcha la inteligencia computacional, controlarla, evaluarla y pasar a la acción o bloquearla.


INDICE

CAPITULO 1. APRENDER CON UN CEREBRO “EJECUTIVO”

El cerebro ejecutivo –cuya sede principal son los lóbulos frontales- se encarga de planificar, señalar metas, tomar decisiones, formular nuevas respuestas en un contexto nuevo, modificar las actitudes, producir e interpretar las emociones de acuerdo con la situación, adaptar las acciones al objetivo señalado, aprender de los errores cometidos, inhibir las respuestas impulsivas, poner en acción un plan y corregir y ajustar las estrategias durante la realización de la tarea.

Es evidente que estas habilidades son imprescindibles para la vida real en cualquier situación, y no sólo cuando se quiere ser profesionalmente un ejecutivo. Por eso, nos parece que deben estimularse y fomentarse mientras se están formando. Una de las grandes destrezas del cerebro ejecutivo es reflexionar sobre nuestra manera de pensar, de decidir o de actuar, sobre nuestras estrategias, sobre los procesos y no sólo sobre los resultados. Así podemos aprender de nuestros éxitos y también de nuestros fracasos.

Desde el punto de vista educativo, las funciones ejecutivas principales son:
1.- Activación: el mantenimiento del nivel de actividad necesaria para una ejecución eficiente.
2.- Inhibición de la impulsividad: el control del comportamiento, de la distracción y de los impulsos.
3.- La flexibilidad cognitiva: sirve para ajustarse a las exigencias de la situación, y a las restricciones impuestas por la tarea, a la elección de las estrategias y a la capacidad de pensar de manera divergente.
4.- Organización y planificación: habilidad para gestionar las tareas actuales y futuras, la dimensión temporal de los sucesos y para establecer los lazos entre los conocimientos.
5.- La memoria de trabajo: es la capacidad para retener durante unos momentos la información y tratarla con el objetivo de completar una tarea en curso.
6.- La regulación emocional: incluye procesos de evaluación, de autovigilancia, y la modificación de las reacciones emocionales, dirigidas a conseguir los objetivos.

CAPITULO 2. LA ACTIVACION

Toda acción voluntaria e intencional necesita una activación del sistema ejecutivo. Es una movilización de la energía cognitiva que permite el inicio y el mantenimiento de la acción de todas las funciones ejecutivas. Es un estado de alerta del cerebro que se prepara así para responder a una demanda o a una situación. La activación es un fenómeno neurofisiológico y cognitivo. Está en el corazón de varias dimensiones del aprendizaje: la atención, la concentración, la motivación y la conciencia de sí en su entorno.

Cada persona tiene su grado de activación óptimo entre la apatía y la agitación. Los alumnos que tienen dificultades de activación son aquellos que tardan demasiado tiempo en ponerse a la tarea o la dejan antes que los demás. Son alumnos pasivos, que no hacen nada sin intervención del adulto. Aunque el estilo de activación es bastante estable, puede cambiar a lo largo del día.

Para aumentar la actividad, los enfoques activos, como la pedagogía por proyectos, son eficaces. El ejercicio físico, a un nivel adecuado, sirve para regular la activación. Los componentes de la activación cognitiva: (1) Captar el problema: la intención de resolverlo. (2) Comprometerse en la tarea: el esfuerzo, (3) Mantener la energía en el tiempo: el ritmo (4) Tener un estilo de activación personal.

Técnicas para primaria. Los alumnos deben evaluar su nivel personal de activación, ayudadles a reconocer el fenómeno. Explicad que no siempre se está en condiciones buenas para aprender, que sepan cómo rinden mejor. Los alumnos deben intentar adivinar el objetivo que pretende el profesor. Hay varios ejercicios para despertar la atención, mantenerla, estimular la función narrativa, pedirle que invente una actividad didáctica, intentar averiguar (y en su caso cambiar) la manera que tiene al alumno de hablarse durante un ejercicio pesado, etc…

CAPITULO 3. LA INHIBICION DE LA IMPULSIVIDAD

La impulsividad se caracteriza por:
1.- Tendencia a actuar rápida e irreflexivamente o de forma desordenada, lo que puede producir problemas en las relaciones con los demás. Presentan dificultades antes, durante y después de la ejecución. No escuchan las instrucciones, cree que sabe la respuesta, no verifica la contestación y no aprende de los errores.
2.- Tendencia a buscar la gratificación inmediata. Dificultad para demorar la recompensa, lo que puede producir dificultad para cumplir las órdenes o respetar a la autoridad.
3.- Tendencia a no poder impedir acciones automáticas, o inhibir las ya comenzadas. Utilizan las mismas rutinas siempre.

El autocontrol emerge en el niño al mismo tiempo que el pensamiento simbólico y la habilidad para recordar la información (prohibiciones, reglas sociales, órdenes). Ejerce un control inhibidor hacia los seis años, consigue detener un comportamiento iniciado a los 7, y da prueba de una cierta capacidad de observación a los 9. En primaria, el niño aprende a neutralizar las distracciones visuales, y a la edad de 10-12 años adquiere realmente las habilidades correspondientes a la inhibición cognitiva. (51)

Para controlar la impulsividad cognitiva es deseable proporcionar al niño un ambiente estructurado, consignas claras y darle ánimos frecuentemente. El niño impulsivo tiene necesidad de métodos educativos adaptados para compensar su falta de motivación, la debilidad de su tratamiento de la información y de su gestión de las normas sociales. Es posible aprovechar las circunstancias cotidianas en que demuestra su impulsividad para enseñarle a tomar conciencia de ella.

Se le puede ayudar: limitando el número de elementos del entorno que pueden distraerle, atrayendo su atención sobre lo esencial, descomponiendo las pequeñas tareas en pequeñas etapas, anticipando los sucesos con el niño, dándole frecuentemente información de cómo lo esta haciendo, utilizando recompensas inmediatas.

EJERCICIOS PARA PRIMARIA
Durante la prueba hay que evitar decir sí o no. Después hablar con el niño sobre como lo ha conseguido.
Juego de la tortuga, o de la estatua: ¿Cuánto tiempo puede estar sin moverse?
Ayudarle a controlar su impulsividad cognitiva: En un papel con cuatro columnas, debe ir escribiendo, según se lo indicáis un nombre de mueble, de frutas, de animal o un pronombre.
Tachar en un texto las vocales. A los 30 segundos, con un lápiz de otro color, las consonantes, a los 30 segundos pasar otra vez a las vocales.

CAPITULO 4. LA FLEXIBILIDAD COGNITIVA

Se manifiesta tanto en la manera de recibir información como en la manera de expresar las ideas y adaptarse a las exigencias de las situaciones nuevas. Se caracteriza por la capacidad de pasar de una modalidad de tratamiento de la información a otra. El alumno puede (1) captar varias dimensiones de una misma realidad (2) efectuar fácilmente una transición de una actividad a otra, (3) modificar su perspectiva a la luz de una nueva información salida del entorno (4) tolerar los cambios que pueden suceder durante la resolución de problemas o la ejecución de una tarea
Los alumnos que no saben gestionar las tareas carecen de flexibilidad, no saben cambiar de estrategia si no es la adecuada, se resisten a las iniciativas del adulto para hacerle ver las cosas desde otras perspectivas. Ser flexible es saber crear, divagar, explorar, generar, imaginar, improvisar, inventar, metamorfosear, modificar, relacionar, soñar, transformar.
La resolución de un problema exige a veces adaptarse a las exigencias de la situación y tener en cuenta varios elementos simultáneamente. El niño se hace comentarios: “Atención, hay una coma en el dividendo , entonces debo hacer….”, “Este exponente es negativo, entonces…”
El alumno flexible es capaz de un pensamiento divergente, es decir, del que examina un objeto desde varias perspectivas, o de establecer relaciones ocultas. Antoine de la Garanderie da una gran importancia a este pensamiento y considera que las evocaciones mentales permiten al alumno “dominar las estructuras de un proyecto de sentido, a fin de implicarse en el aprendizaje”. Los autores utilizan un procedimiento, que llaman REFLECTO, proponiendo al alumno adoptar roles diferentes, y actuar en consecuencia.
“Lo que se concibe bien se enuncia claramente y las palabras para expresarlo acuden con facilidad”, escribió Boileau. La souplesse de pensamiento permite un tratamiento semántico de mas calidad y facilita la evocación léxica. Inversamente, cuanto más capaz es el alumno de hacer uso de palabras precisas, mejor puede articular su pensamiento y explicar a los otros los lazos entre los diferentes elementos implicados en su reflexión. “La calidad de la gestión mental es proporcional a la riqueza de lenguaje interior”. Todos hemos sido testigos de la dificultad de un alumno para traducir en palabras la intensidad de una experiencia sensorial. Para comprender mejor esa dificultad hay que saber que el lenguaje esta asociado a dos estructuras lingüísticas: una estructura profunda, que contiene la experiencia sensorial completa vivida por el alumno, y una estructura de superficie, que permite traducir en palabras esa experiencia. El aprendizaje de las “palabras de relación” permite al alumno calificar de manera mas precisa la estructura profunda.
Tiempo (antes, después, durante)
Espacio: Al lado, arriba, abajo
Comparación: tanto como, sin embargo, con excepción de
Causalidad: por, para, a causa de, puesto que.
Es importante ayudar al alumno a tender puentes hacia el futuro. No se puede encontrar una solución si no se la ha anticipado de alguna manera.
Consejos: pensar en tres dimensiones (captar todos los aspectos); Hablarse a sí mismo con un “buen vocabulario de gestión mental”; Reorganizar y transformar los conocimientos.
EJERCICIOS PARA PRIMARIA Y PRIMER CURSO DE SECUNDARIA.

CAPITULO 5. LA PLANIFICACION Y LA ORGANIZACIÓN

Es fácil pensar que un alumno en dificultades presenta un problema de organización, cuando en realidad su problema podría igualmente situarse en el plano de su habilidad para planificar o gestionar sus conocimientos. Un alumno con un problema de organización tiene sobre todo la dificultad de categorizar, clasificar y establecer lazos entre las informaciones. De hecho, las funciones cognitivas de organización y de planificación están estrechamente ligadas porque implican respectivamente que el alumno combina los elementos de un conjunto de manera coherente y que prepara una acción y coordina su curso de manera armoniosa. Un déficit en alguna de estas funciones entraña irremediablemente una dificultad para gestionar otra función
Planificar exige al alumno las habilidades para
1.- Anticipar
2.- Toma de decisiones
3.- Formulación de metas
4.- Autorregulación cognitiva
5.- La capacidad para distribuir en el tiempo las acciones cognitivas que deben realizarse para ejecutar una tarea.
En todas estas operaciones (prever, colocar en orden las etapas, estimar el tiempo de realización, controlar las actividades cognitivas, exigen la utilización del lenguaje interior adecuado. Animar al alumno a contarse a sí mismo sobre el plan que está trazando puede facilitarle la planificación
Organizar. La organización se asocia frecuentemente con la capacidad de clasificar la información según criterios precisos. La organización cognitiva constituye además una función esencial para una gestión eficaz de la memoria. Una información mal clasificada en la memoria a largo plazo esta irremediablemente perdida. La organización de conocimientos –categorizar, jerarquizar, organizar lineal y gráficamente- son habilidades cognitivas necesarias.

ACTIVIDADES PARA PRIMARIA MUY INTERESANTES

CAPITULO 6. LA MEMORIA DE TRABAJO

La memoria de trabajo es un sistema dinámico que sirve para tratar la información y la retención de datos durante un corto periodo de tiempo. Juega un papel central en los aprendizajes escolares. Sirve de puente entre la entrada sensorial y el almacenamiento a largo plazo. Es limitada, mientras que la m. a largo plazo es ilimitada. Según los objetivos de la tarea, la memoria de trabajo puede estructurar la información en vista de un almacenamiento permanente o reactivar los conocimientos almacenados ya. Puede mantener la información unos veinte segundos, si no hay repetición.
Este sistema tiene tres elementos:
1.- Administrador central.- Se encarga (1) de la coordinación de la información que entra y sale del bucle fonológico y de la pizarra viso-espacial. (2) de la integración de información que proviene de los distintos canales sensoriales y de la memoria a largo plazo, para resolver un problema (3) del tratamiento de la información, sobre todo de la selección de la información pertinente, que exige ignorar las distracciones, (4) de la selección de la información para hacerla permanente, lo que implica un ir y venir entre la memoria de trabajo y la memoria a largo plazo.
2.- Bucle fonológico.- Esta implicado en la retención. Sin repetición subvocal, la información solo se mantiene en la memoria unos pocos segundos. De la memoria de trabajo depende la comprensión verbal. Permite hacer inferencias, integrar diferentes elementos del texto para formar una significación global, encontrara la información esparcida en el texto.
3.- La “tablette visuo-spatiale”. La pizarra viso-espacial está implicada en el almacenamiento temporal y el tratamiento de aspectos visuales y espaciales de la información. Un mecanismo de la revisión mental, reposando sobre la imagen permite evitar la progresiva desaparición.

ACTIVIDADES PARA PRIMARIA, MUY INTERESANTES

CAPITULO 7. LA REGULACION DE LAS EMOCIONES

La mayor parte de los investigadores consideran que la regulación emocional es una función ejecutiva. Desde el punto de vista biológico, una emoción es un conjunto de reacciones fisiológicas a un estímulo. Esas reacciones son automáticas, inconscientes y fruto de un tratamiento neuronal. Es un modo de evaluar las situaciones internas y externas. Nos informan de nuestras necesidades, nuestros miedos, de nuestras relaciones. Como dice Fortin: “las emociones nos indican el estado de nuestro organismo como los cuadrantes del coche nos informan de su funcionamiento”. Dan color a la vida, despiertan energía, favorecen la adaptación.
Los centros del aprendizaje y de las emociones están muy próximos. El alumno memorizara y utilizará más fácilmente un conocimiento que tenga una resonancia emocional. Por eso es tan útil la motivación y la implicación personal en el aprendizaje. Por el contrario, si un niño se siente amenazado por algo, o esta furioso, la calidad del aprendizaje disminuye.
Las investigaciones psicológicas habían hecho pensar que sólo la inteligencia y el estatus económico permiten predecir el éxito escolar. Los estudios actuales nos dicen que el influjo de estos elementos sobre la continuación de los estudios está entre el 10 y el 10% (Association Candienne de Psychology, 2004). La inteligencia emocional que se expresa por la conciencia de los sentimientos propios y ajenos, la gestión de las emociones fuertes, el control de la impulsividad y el nivel de adaptabilidad (que hace referencia a la flexibilidad y a la capacidad de resolver problemas), contribuye grandemente al éxito escolar. Por ejemplo, la decisión de abandonar los estudios puede estar motivada por una ruptura amorosa (lo que pude implicar una gestión deficiente de una emoción fuerte) o por el hecho de no poder tolerar la presión ( lo que implica un bajo nivel de adaptabilidad).
La regulación de las emociones implica el recurso a estrategias que aumenten, mantengan o reduzcan alguno de los componentes de la respuesta emocional. Son procesos de evaluación, autovigilancia y gestión de las reacciones emocionales, con el objeto de ajustarse a la situación y alcanzar los objetivos. Tiene lugar entre el suceso que desencadena la emoción y la respuesta conductual. La capacidad de inhibición permite tener tiempo para una discusión interna y anticipar la reacción mas adecuada a la situación.
Barkley considera la regulación de la motivación y de las emociones como si fueran lo mismo. Es pertinente enseñar al alumno a recompensarse tras haber alcanzado ciertas metas o a utilizar una frase de su elección que le ayude a mantener una actitud positiva en los momentos difíciles. El profesor también puede elevar la motivación de una clase, por ejemplo, anunciado que se van a exponer los trabajos en el pasillo, o una salida relacionada con un proyecto
La autorregulación puede intervenir en tres momentos distintos de la reacción emocional
1.- Momento del input sensorial: podemos evitar la sobre estimulación perturbadora, decidiendo, por ejemplo, apartarnos de las personas coléricas, o de las situaciones de tensión.
2.- Momento de la elaboración cognitiva: podemos reconocer nuestra emoción, su intensidad, sus causas y las consecuencias de su expresión, o el efecto que nuestra acción podría causar en otra persona.
3.- En el momento de la expresión de las emociones y del comportamiento asociado: por ejemplo, decidiendo no actuar, imponiéndonos un plazo, utilizando los medios para calmar nuestra cólera.
La autorregulación puede poner en funcionamiento estrategias
Adaptadas a las cuatro grandes esferas del desarrollo: sensorial, motriz, cognitiva y socio afectiva. Los componentes de la r3egulacion de las emociones son (1) reconocer las emociones, (2) comprenderlas (3) medir su intensidad, (4) gestionarlas.

ACTIVIDADES PARA PRIMARIA