DESARROLLANDO LA INTELIGENCIA EMOCIONAL 
PROGRAMA PARA EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL I
Antonio Vallés Arándiga y Consol Vallés Tortosa
EOS, 0
Nº de páginas: 0

Resumen y traducción:
 

COMENTARIO

Si observamos la evolución de la acepción del concepto de INTELIGENCIA, veremos que ésta ha evolucionado hacia diferentes acepciones, una de ellas es la que se ha denominado INTELIGENCIA EMOCIONAL  y es la base del PROGRAMA EDUCATIVO que en esta obra se nos presenta.

Dejando a un lado las destrezas más teóricas, intelectuales y formales, este tipo de inteligencia va a estar íntimamente ligada a las capacidades de conocimiento y control adecuadas a las emociones y al conocimiento empático “del otro”, constituyendo las denominadas -HABILIDADES DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL- que van a posibilitar al sujeto crear de forma voluntaria, un estado de ánimo o sentimiento a partir de las ideas que tiene sobre lo que ocurre.

El objetivo de la obra no es otro que ayudar al alumno a SER FELIZ ¡menuda meta! Tal vez parezca utópico y este propósito sea demasiado ambicioso si a un -aprendizaje- nos estamos refiriendo, pero es cierto que si el alumno es capaz de solucionar problemas adaptándose a las circunstancias, se siente motivado, se siente capacitado para controlar su emotividad y posee habilidades empáticas entre otras cosas, tiene tal vez más posibilidades, o al menos más información para serlo.

De este modo, la misión del programa que abordamos va a consistir en una reflexión profunda del alumno para que actúe de modo “inteligente”, o lo que es lo mismo, sepa identificar bien el origen y la naturaleza de las emociones, las controle y establezca relaciones adecuadas entre los pensamientos, emociones y comportamientos, sólo así, un estado de ánimo podrá encadenarse con otro igualmente favorable, permitiendo mejorar la autoestima y autoconfianza.

Los contenidos que se van a trabajar en este programa se adecuan a las características de los alumnos que se encuentran en 3º y 4º de ESO y Bachiller. Se trata de una materia fácil de entender basada en situaciones comunes del día a día, muy variada y que comprende: test, cuestionarios, lecturas, ejercicios de relación, de dibujo, de discriminación y de autoevaluación. 

El docente va a tener un papel fundamental en la misión de transmitir de manera coherente cada uno de los bloques que forman el programa, de él va a depender en parte, que el alumno se “enganche”en una materia que puede resultarle ajena y extraña en un principio, por lo que sus instrucciones y orientaciones deben ser breves y claras para conseguir los objetivos marcados; además, es importante que conozca distintas técnicas de trabajo en equipo para que su aplicación en el aula sea lo más provechosa y eficaz posible.


INDICE

CAPITULO 0. Guía Didáctica

Sin texto

CAPITULO 1. Bloque de trabajo Nº1. Evaluando tus emociones

El alumno a través de tres cuestionarios y un test de habilidades de inteligencia emocional, va a autoevaluar a fin de introducirse en el “mundo de las emociones”, va a conocer el grado de su autoestima y de sus habilidades de comunicación y en definitiva, va a conocerse mejor así mismo y a medir la necesidad del programa que ahora comienza.

CAPITULO 2. Bloque de trabajo Nº2. Las emociones. Conociéndolas ? Bloque de trabajo

Se trabajan los conceptos de emoción, sentimiento y estado de ánimo desde la realidad de los alumnos y la sinceridad que son capaces de ofrecer. Se pone especial interés en la reflexión de los acontecimientos que generan estados de ánimo negativos a fin de que se reduzcan al máximo posible. “Aprender a relativizar” y discriminar lo realmente importante de lo que no lo es tanto, serán los primeros pasos para conseguir una buena inteligencia social.

CAPITULO 3. Bloque de trabajo Nº3. Las emociones negativas

 

¿Cuáles son estas emociones? ¿En qué grado afectan a nuestro estado de ánimo y a la relación con los demás? Desde la identificación y reconocimiento de estas emociones por parte del alumno mediante casos prácticos (ficticios pero comunes), se van a trabajar las ventajas que proporciona el “reemplazar” esa negatividad en positividad, mediante la sustitución de los pensamientos negativos en otros que provoquen estados de ánimo favorables, tanto para uno mismo como para la interacción con los demás. Todos los mensajes y consejos que nos aporta este bloque (y en realidad todo el programa) son muy claros, y pretenden transmitir al alumno la capacidad de empatía y las ventajas de “estar y sentirse bien con uno mismo”.

CAPITULO 4. Bloque de trabajo Nº4. Las emociones positivas

Siguiendo con la misma estructura y línea de trabajo empleada en el bloque anterior, el alumno va a estudiar cuáles son las emociones positivas, qué beneficios le aportan y cómo las utiliza en la interacción con los demás. Se trata de estimular aquellas emociones positivas que tiene el alumno e incentivar aquellas que aún teniéndolas, cuesta trabajo llevarlas a la práctica.

Mediante la sinceridad y la empatía (nuevamente) que deben provocar los ejercicios en el alumno, éste va a definir un estilo de comportamiento, de actuación y de relación, propio y personal, que irá concretándose en una buena autoestima, automotivación y autoconfianza.

CAPITULO 5. Bloque de trabajo Nº5. La empatía. Entendiendo lo que sienten los demás

Se trata de un rasgo que está presente durante todo este programa educativo. El alumno debe entender no sólo su significado sino lo que esto supone para la relación con los demás. Las emociones y estados de ánimo de “sus iguales” le ayudarán a comprender lo que sienten, y de este modo, podrá evitar o resolver posibles conflictos.

La técnica del role-playing va a ser de gran utilidad a la hora de -representar- y analizar conductas; mientras el docente debe saber manejar en todo momento la situación desde su papel arbitrario, el discente debe sentirse a gusto y tranquilo para ser lo más sincero posible y acercarse a los sentimientos del otro.

CAPITULO 6. Bloque de trabajo Nº6. Las habilidades emocionales…y habilidades de comunicación

En este bloque el alumno debe “sincerarse aún más” (¡un último esfuerzo!) y trabajar a partir de las 45 habilidades que constituyen la INTELIGENCIA EMOCIONAL. Se trata de conocer lo que siente, dice y hace, de ser capaz de resolver conflictos y afrontar situaciones difíciles a partir del control de las emociones negativas y una actuación razonada. Todo ello apoyado con la segunda parte del bloque: las HABILIDADES DE COMUNICACIÓN, que ayudarán al alumno en la tarea de comunicarse con los demás, expresar sus emociones, y hacer que las relaciones interpersonales sean agradables y satisfactorias.

CAPITULO 7.