VIRTUE, VICE AND PERSONALITY 
VIRTUD, VICIO Y PERSONALIDAD 
The complexity of behavior
La complejidad del comportamiento
Edward C. Chang y Lawrence J. Sanna
American Psychological Associaton, 2003
Nº de páginas: 0

Resumen y traducción: Rafael Bernabeu
 

COMENTARIO

Este libro me parece que tiene una idea interesante, la de que los aspectos considerados negativos de la personalidad pueden ser positivos según las circunstancias y al revés, pero más allá de esto no aporta ninguna perspectiva teórica nueva ni ofrece ejemplos de investigaciones o aplicaciones de estas ideas en el campo de la psicología de la personalidad. Para el estudio de la personalidad y de los problemas alrededor de ella creo que es necesario profundizar más en los procesos que llevan a las personas a comportarse de forma beneficiosa o perjudicial para ellos mismos, ya que considero que es un tema importante, al menos desde el punto de vista y los intereses de la educación.
INDICE
PARTE 1: Personalidades positivas: Cuando la virtud puede convertirse en vicio

Personalidades positivas: Cuando la virtud puede convertirse en vicio

CAPITULO 1. Alta autoestima: Una perspectiva diferenciada

Una visión de la alta autoestima es la que refleja sentimientos positivos del valor personal que están bien asentados y son seguros y que se relacionan positivamente con un amplio rango de salud psicológica y de índices de bienestar. Una segunda visión de la alta autoestima es la que refleja sentimientos positivos del valor personal que son frágiles y vulnerables a las amenazas y que se relacionan con diferentes tipos de estrategias de autoprotección. Ambas formas de autoestima, la segura y la frágil, existen. La literatura existente sobre estas cuestiones refuerza la idea de que la autoestima tiene múltiples componentes. Todos estos componentes deben tenerse en cuenta para que la teoría y la investigación sobre la autoestima progresen. Es de particular importancia distinguir entre las formas segura y frágil de la alta autoestima. La alta autoestima de tipo seguro es un logro, mientras que la alta autoestima de tipo frágil es una habilidad personal.


Personalidades positivas: Cuando la virtud puede convertirse en vicio

CAPITULO 2. Optimismo como virtud y vicio

Carver y Scheier han estudiado es optimismo disposicional: la expectativa global de que las cosas buenas serán abundantes en el futuro y las cosas malas escasas. Seligman y sus colegas han enfocado el optimismo en términos del estilo explicativo de un individuo, es decir, cómo la persona explica las causas de los sucesos negativos. En todo caso, el optimismo tiene muchos beneficios y unos pocos perjuicios notables. El optimismo puede ser una virtud o un vicio, dependiendo de las circunstancias en las que se desarrolla. El optimismo debe ser requerido en un individuo cuando es una actitud realista o cuando el futuro es indefinido y las expectativas positivas pueden dar forma a lo que llegue a ocurrir. El optimismo es sospechoso si lleva a una persistencia sin sentido. Es peligroso si proporciona un mapa del futuro que lleva a uno al borde de un precipicio. La solución moral es adoptar lo que Seligman llama “optimismo flexible”: una estrategia psicológica a ser utilizada cuando es apropiado, en oposición a una reflexión o a un hábito sobre el que no se tiene control y que no proporciona un conocimiento. La tradición investigadora contemporánea sobre el optimismo ha observado más las consecuencias del optimismo y del pesimismo que las causas, e incluso cuando las causas del optimismo se estudian, se ha prestado atención a factores sobre los que el individuo tiene poco control: los genes, los traumas, la experiencia de la primera infancia, o la cultura.


Personalidades positivas: Cuando la virtud puede convertirse en vicio

CAPITULO 3. Inteligencia: ¿ Puede uno tener demasiado de algo bueno?

En este capítulo, cuando se hace referencia a la inteligencia, se hace en el sentido tradicional de la habilidad para aprender y para adaptarse al entorno. La inteligencia correlaciona con muchos resultados positivos en la vida, como es el estatus socioeconómico, tener empleo, los ingresos del empleo, éxito en el trabajo, estabilidad matrimonial y otros. Dados los beneficios de la inteligencia, puede parecer extraño cuestionar el valor de la inteligencia, y sin embargo, puede haber situaciones en las que la inteligencia, como se entiende tradicionalmente, puede no ser una ventaja. ¿ Cuales son estas circunstancias?. En primer lugar se produce un cambio en el sistema de recompensas sociales ante la inteligencia: en el colegio se recompensan la memoria y las habilidades analíticas, mientras que una vez que se termina la etapa escolar, estas dimensiones de la inteligencia tienen una importancia relativa menor, y las habilidades creativas y prácticas adquieren mayor importancia. En segundo lugar, hay evidencias de que la inteligencia convencional puede no ser de ayuda en el liderazgo. Algunas evidencias sugieren que los líderes más efectivos son solo un poco más listos que las personas a las que lideran, ya que en el caso de que fuesen mucho más listos sentirían que no son entendidos por las personas que les siguen. En tercer lugar, hay que hacer una diferenciación entre la inteligencia y la sabiduría, ya que la sabiduría conlleva afrontar los problemas serios de la vida y otorga un papel a los valores. La inteligencia, sin embargo, puede ser aplicada a problemas que no tienen nada que ver con las cuestiones de la vida y que están libres de los valores. La teoría del equilibrio de la sabiduría sostiene que una persona sabia puede ser identificada sobre la base de la manera en que realiza juicios y soluciona problemas significativos.


Personalidades positivas: Cuando la virtud puede convertirse en vicio

CAPITULO 4. Los riesgos de la persecución de metas

Una de las formas en que las personas se vinculan a los sucesos de la vida diaria es a través de la persecución de metas. Las metas son una manera de dar significado personal a los actos de cada día. Marcarse una meta significa tener un interés en cómo se consigue esa meta. Se ha encontrado que los individuos que se implican mucho en sus metas también tienen una tendencia a preocuparse sobre esas metas. Los objetivos que una persona se plantea pueden ser la fuente de una preocupación considerable. Además de los resultados potencialmente negativos de ocuparse de lo que ocurre con las metas planeadas, una alta dedicación a estas metas puede llevar a una variedad de consecuencias negativas, particularmente cuando uno se encuentra ante un fracaso. Un aspecto potencialmente negativo de ocuparse demasiado de una meta es la incapacidad para deshacerse de situaciones sin solución. La pregunta que surge es si se puede vivir mejor sin metas o si son necesarias para dar sentido a la vida. Y la respuesta que se da en este capítulo es que el plantearse metas personales es algo necesario, siempre que estas metas no sean excesivas y sean realistas.


Personalidades positivas: Cuando la virtud puede convertirse en vicio

CAPITULO 5. Las virtudes y los vicios del control personal

Entre las muchas motivaciones humanas, el control personal tiene una influencia especialmente importante sobre el afecto, la cognición y el comportamiento. Las personas buscan activamente el control y responden a su pérdida en una amplia variedad de formas, implicando al control personal como una preocupación central y un problema prominente a resolver en la vida diaria. No es sorprendente, por lo tanto, que el concepto de control haya sido un tema central en la investigación y la teoría. Algunas de las mejores demostraciones de la importancia del control vienen de investigaciones que han mostrado las consecuencias de su pérdida. Se considera que el control personal es la percepción de que una persona puede alterar lo que sucede a su alrededor. El acercamiento desde las diferencias individuales al control puede ayudar a mostrar cómo éste puede ser adaptativo o suponer una mala adaptación. Existe lo que se denomina “comportamiento tipo A”, en el que se manifiesta una alta necesidad de control. También se ha denominado a este tipo de comportamiento “deseo de control”. En este tipo de personalidades es posible que el exceso de control personal suponga una mala adaptación y conlleve más problemas que beneficios.

PARTE 2: Personalidades negativas: Cuando el vicio puede convertirse en virtud

Personalidades negativas: Cuando el vicio puede convertirse en virtud

CAPITULO 6. Pesimismo: La acentuación de las posibilidades positivas

Un estilo atributivo pesimista se define en los programas de investigación de Seligman como la tendencia a explicar los sucesos negativos en términos de causas internas, estables y globales y a explicar los sucesos positivos en términos de causas externas, inestables y específicas. La teoría revisada de la indefensión propone que al enfrentarse a sucesos negativos, los individuos que tienden a atribuir esos sucesos a causas internas, estables y globales, tienen más probabilidad de llegar a deprimirse, porque creen que ellos son los culpables de esos sucesos, los cuales creen que se deben a factores que influenciarán todos los aspectos de su vida y que no cambiarán con el tiempo. El pesimismo entendido como una disposición es la tendencia generaliza a esperar resultados negativos. Las investigaciones muestran que el optimismo tiende a estar relacionado con la extroversión, la afectividad positiva y la sensibilidad ante las recompensas. Los estudios sobre el pesimismo entendido como una forma de defensa apuntan a las posibilidades positivas del pesimismo en circunstancias particulares según cómo es aplicado por algunas personas. De esta forma, el pesimismo puede ser en menor medida un vicio y convertirse en una virtud.


Personalidades negativas: Cuando el vicio puede convertirse en virtud

CAPITULO 7. Pensamientos recurrentes, imaginación y personalidad: El pasado y el futuro en el presente

Los pensamientos recurrentes pueden ser concebidos como un vicio y como una virtud. Por un lado, los investigadores que enfatizan su lado positivo han argumentado que los pensamientos recurrentes son positivos, funcionales o adaptativos. Por otro lado, los investigadores que enfatizan el aspecto negativo argumentan que son negativos, disfuncionales y no adaptativos. Desde una visión más amplia se puede considerar que los pensamientos recurrentes son simulaciones mentales sobre los que puede considerar su persistencia temporal, más que su carácter positivo o negativo. Las características de personalidad pueden estar relacionadas con las simulaciones mentales. Los investigadores que presentan una visión positiva o virtuosa de los pensamientos recurrentes proponen una diferencia de personalidad entre las personas que establecen relaciones en sus pensamientos y los que no lo hacen. Las personas que establecen estas relaciones tienen más pensamientos recurrentes porque establecen mayores conexiones entre sus metas ordenándolas de menor a mayor importancia. Las investigaciones que presentan una visión negativa o viciosa de los pensamientos recurrentes han propuesto también una diferencia individual según la cual algunas personas tienen pensamientos recurrentes de forma más frecuente. Además, existen escalas que miden cosas como la preocupación crónica, las reminiscencias, o las atribuciones relacionadas con catástrofes, entre otros. Los sucesos de la vida y la afectividad desencadenan las simulaciones mentales en una dirección concreta y esto puede ayudar al afrontamiento de los sucesos y al bienestar. Los sucesos negativos o el estado de ánimo pesimista inducen simulaciones en las que se proponen mejorías, mientras que los sucesos positivos o los estados de ánimo optimistas inducen simulaciones de empeoramiento.


Personalidades negativas: Cuando el vicio puede convertirse en virtud

CAPITULO 8. Sobre la perfección del individuo: Más allá de la dialéctica de lo malo frente a lo bueno

Aunque el perfeccionismo, como proceso de la personalidad, no se refiere de forma inherente a una virtud o a un vicio, está claro que la comprensión del perfeccionismo ha tendido a entenderlo más como un vicio que como una virtud. Solo recientemente los investigadores reconocen que el perfeccionismo puede dar lugar a procesos de buena o de mala adaptación. Sin embargo, puede ser útil considerar que para algunas personas los efectos potenciales de aplicar un perfeccionismo que cree una mala adaptación, pueden no solamente ser benignos, sino en algunos casos ser bastante adaptativo. Los resultados de las investigaciones a este respecto indican que la presencia de aspectos del perfeccionismo que crean malas adaptaciones no está necesariamente asociada a malos resultados en las situaciones concretas en las que se da, como puede ser en los estudios. En algunos grupos culturales, algunos de estos aspectos negativos del perfeccionismo pueden en realidad estar asociados con resultados positivos.


Personalidades negativas: Cuando el vicio puede convertirse en virtud

CAPITULO 9. Neuroticismo: Características de buena y de mala adaptación

El neuroticismo es una dimensión amplia de la personalidad que representa diferencias individuales en la medida en que una persona experimenta el mundo como amenazante, problemático o preocupante. El neuroticismo se ha convertido en una de las dimensiones más estudiadas de la personalidad humana. El neuroticismo tiene fuertes e importantes asociaciones con el estrés, la angustia y la insatisfacción. De hecho, los datos existentes indican claramente que altos niveles de neuroticismo llevan a un malestar prolongado y extendido, tanto en los individuos neuróticos como en las personas cercanas a ellos. Estos datos han provocado la visión errónea de que el neuroticismo es una mala adaptación inherente. Para corregir esta visión, se ha enfatizado que el neuroticismo es una parte importante de un sistema que ha evolucionado para proteger a los organismos de la amenaza y el peligro. Debido a las funciones protectores de este sistema, niveles extremadamente bajos de neuroticismo puede esperarse que aumenten la vulnerabilidad del individuo ante varios tipos de amenazas. En consistencia con este argumento, parece que el neuroticismo en realidad puede jugar un papel activo y beneficioso en la conciencia relacionada con la salud. Finalmente, el neuroticismo juega un papel en el comportamiento diario, modificándolo y proporcionando algunas claves que son necesarias en los procesos de toma de decisiones. Aunque el neuroticismo extremadamente alto tiene un alto coste en algunos individuos, un nivel moderado es considerado necesario e incluso beneficioso para la toma de decisiones personales.